Paciente Félix Martín Ramírez Leger pide a autoridades de salud financien válvulas cardiovasculares para poder vivir

Félix Martín Ramírez Leger se encuentra atravesando por un vía crucis desde que se le detectaron problemas cardiacos que demandan de una intervención quirúrgica urgente.

De hospitales en hospitales, su caso ha ido rebotando sin que ninguna autoridad de salud se haya decidido a actuar con la urgencia que amerita su delicado estado de salud que lo convierte en  una  bomba ambulante.

El afectado lleva ya algunos meses esperando los fondos para la cirugía que necesita, de la cual depende su misma vida. Sin embargo, su condición de extrema pobreza no le permite ni siquiera costearse los medicamentos esenciales y ahora pide por ayuda. Pero no la encuentra.  Solo le ofrecen paliativos que prolongan su agonía.

Para una persona común y corriente que vive honestamente del trabajo que realiza todos los días es imposible costear un tratamiento millonario sin el apoyo estatal.

Ramírez Leger, pese a sus afecciones cardiacas agudas, graves, su salud es potencialmente recuperable si el gobierno se decide a salvar una vida. Dicho paciente pide que no se debe permitir que su estado de salud alcance un nivel de gravedad tal que lo condene a una muerte a destiempo.

La operación que necesita Félix Martín supera el millón de pesos, una suma que las autoridades de salud pueden sufragar para que un humilde padre de familia sea admitido en el nivel intensivo de asistencia que precisa para ser operado.

El caso del mencionado paciente sería revelador de las prioridades de salud pública de este gobierno, pues de morir por falta de sensibilidad gubernamental, el sistema de salud dominicano sufriría un grave cuestionamiento público.

Quedaría evidenciado el nivel de desprotección de los dominicanos pobres frente a un sistema de salud que no provee de manera sostenida las atenciones ni los medicamentos necesarios para el tratamiento que debe seguir un enfermo.

Deja una respuesta