Trump podrá librarse de demandas si renuncia antes de entregar mando

La única forma para que Donald Trump se deshaga de las demandas que enfrenta después de dejar la Casa Blanca es dimitir antes de tiempo, dice un informe.

Cuando el presidente de EE.UU. abandone la Casa Blanca en enero, una serie de demandas e investigaciones sobre él y su compañía lo estarán esperando afuera.

Según un informe de la cadena estadounidense ABC News, los expertos legales dicen que sus abogados han tratado repetidamente de afirmar que la presidencia esencialmente le otorgó inmunidad.

Pese a que el presidente ha intentado sin éxito argumentar que es inmune a tales demandas, en enero, el aún mandatario estadounidense, Donald Trump, tendrá que afrontar la realidad de gestionar sus defensas como ciudadano privado desde casos civiles, así como investigaciones que podrían tener implicaciones tanto civiles como penales.

“No hay duda de que hay una serie de investigaciones activas que podrían implicar a Donald Trump como ciudadano privado y llevar a su acusación y enjuiciamiento”, afirmó Richard Ben-Veniste, un exfiscal a ABC News.

El fiscal de distrito de Manhattan, Cyrus Vance, está empeñado en descubrir la verdad detrás de las finanzas personales y comerciales de Trump, y buscó, a través de una citación, las declaraciones de impuestos del mandatario por ocho años. Sin embargo, desde el año pasado, Trump se ha resistido a la citación alegando que, como presidente en ejercicio, no podía ser investigado penalmente.

Una teoría separada planteada por los expertos legales es que Trump podría renunciar en los días previos al 20 de enero y que el vicepresidente Mike Pence, asumiendo los poderes de la presidencia, le otorgaría a Trump un indulto total.

Sin embargo, tal medida no se extenderá a ningún cargo estatal que Trump pueda enfrentar eventualmente.

Asimismo, una conversación separada en los círculos legales es si Trump podría buscar neutralizar cualquier potencial para una investigación federal perdonándose a sí mismo previamente antes de dejar el cargo.

“No hay ningún lenguaje en la Constitución que prohíba explícitamente el autoperdón”, dijo Tushnet, profesor de derecho de Harvard.

Deja una respuesta