Señalan que Arabia Saudita compra silencio de hijos del periodista Khashoggi con regalos millonarios por el asesinato de su padre

Un funcionario de Riad asegura que ese apoyo a las víctimas de delitos violentos o desastres naturales “forma parte de la costumbre y la cultura” de ese país.

Los cuatro hijos —dos varones y dos mujeres— del periodista Jamal Khashoggi han recibido casas por un millón de dólares en Arabia Saudita y pagos mensuales de cinco cifras como compensación por el asesinato de su padre, asegura Greg Miller en The Washington Post.

Este columnista del diario estadounidense en el que trabajaba el fallecido ha obtenido esa información a través de diversos funcionarios saudíes antiguos y actuales, así como por los testimonios de personas cercanas a la familia de la víctima.

¿Cuánto por el silencio?

Esas recompensas las habría aprobado a finales del año pasado el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán, con el propósito de “enmendar un error” y reconocer que se cometió “una gran injusticia”, según una de las fuentes que entrevistó Miller. 

No obstante, solo serían una parte de otros grandes pagos que Riad pretende proporcionar a los parientes del difunto, posiblemente de “decenas de millones de dólares”, para cuando termine el juicio contra los presuntos autores del asesinato de Khashoggi.

Además, las autoridades sauditas contarían con un ‘acuerdo preliminar’, en virtud del cual los beneficiados habrían recibido viviendas por valor de hasta cuatro millones de dólares cada una en la ciudad de Yeda a cambio de “garantizar que mantengan moderación en sus declaraciones públicas” y no realicen críticas rigurosas a Riad.

Sin embargo, un empleado público saudita habría declarado a Miller que esos beneficios no serían un intento de obligarles a guardar silencio, sino una práctica tradicional de apoyo financiero a las víctimas de delitos violentos o desastres naturales que “forma parte de la costumbre y la cultura” de Arabia Saudita.

¿Angustia por la pérdida?

En este sentido, Miller señala que los hermanos Salah y Abdullah Khashoggi permanecieron relativamente calmados incluso cuando el asesinato de su padre provocó una condena mundial a Mohamed bin Salmán, quien se sospechaba que tenía vínculos con los autores del asesinato.

Por su parte, las hermanas Noha y Razan Jamal Khashoggi tampoco realizaron declaraciones especialmente críticas ni acusaciones contra los posibles culpables de la muerte de su padre.

De cualquier modo, ninguno de los herederos de Khashoggi respondió a las solicitudes de este columnista para comentar la situación.


Deja una respuesta