Países cierran fronteras con el Reino Unido por la nueva cepa del coronavirus

Bélgica y Países Bajos dejarán de recibir los vuelos del Reino Unido ante la propagación de una nueva variante del SARS-CoV-2. Otros países, entre ellos España, estudian sumarse al cese de los vuelos.

Bélgica cerrará sus fronteras a los viajeros del Reino Unido por al menos 24 horas, anunció el primer ministro belga, Alexander De Croo.

“Como medida de precaución, Bélgica decidió que los vuelos y trenes procedentes del Reino Unido se suspenderán a partir de la medianoche” del 20 de diciembre, dijo el jefe del Gabinete citado por la cadena RTBF.

Una prohibición similar ya está vigente en Países Bajos que dejó de recibir los vuelos de Inglaterra hasta el 1 de enero debido a la nueva cepa del coronavirus.

“A partir de las 06.00 horas locales del 20 de diciembre entra en vigor una prohibición de los vuelos de pasajeros procedentes del Reino Unido. La prohibición estará en vigor hasta el 1 de enero de 2021 a más tardar”, anunció el Gobierno neerlandés en un comunicado. Además, según la información del diario BILD, el Gobierno alemán considera suspender los vuelos desde Reino Unido y Sudáfrica por mutaciones peligrosas del coronavirus detectadas en ambos países.

El ministro federal de Sanidad, Jens Spahn, prepara un reglamento correspondiente del Ministerio que debe ser decidido por el Gabinete, reveló el medio.

A su vez, Francia también estudia suspender los vuelos y trenes procedentes de Inglaterra debido a nueva cepa del coronavirus, informó la cadena BFMTV.

“La decisión se dará a conocer durante el día”, cita el medio a su fuente.

A su vez, España acudió a la Unión Europea para dar una respuesta común a la situación antes de decidir cesar las conexiones aéreas con el Reino Unido. En su petición a la UE, el Gobierno de Pedro Sánchez advirtió que “actuará en defensa de los derechos de los ciudadanos” si no hay consenso para una acción unitaria y “rápida” por parte de las instituciones europeas.

El 19 de diciembre, las autoridades sanitarias del Reino Unido confirmaron la presencia en el país de una nueva cepa del SARS-CoV-2  que se propaga con más rapidez y, según las estimaciones iniciales, puede resultar un 70% más contagiosa, si bien nada apunta de momento a que sea más letal o que provoque más hospitalizaciones.

Dada esa situación, el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció un drástico endurecimiento de las restricciones contra el COVID-19 en el sureste de Inglaterra, incluida la gran área metropolitana de Londres.

La decisión incluye la cancelación de medidas de gracia previamente anunciadas para los días en torno a la Navidad, una opción que el mandatario conservador había rechazado implementar esta misma semana porque, según dijo, “sería inhumano”.

Johnson anunció un nuevo nivel máximo de restricciones en Inglaterra —la banda 4, además de las tres inferiores establecidas hace seis semanas—, equivalente en la práctica al confinamiento domiciliario, que entrará en vigor este domingo 20 de diciembre en las regiones más afectadas por el virus.

Además, se cancelan las exenciones de las restricciones sociales y de viaje que iban a ser efectivas del 23 al 27 de diciembre en todo el Reino Unido.

Deja una respuesta