Los líderes republicanos quieren una demostración de unidad. ¿Trump lo permitirá?

WASHINGTON (Reuters) – Los próximos días brindarán a los republicanos la oportunidad de unirse o luchar entre ellos, primero cuando la Cámara de Representantes vote el viernes sobre un paquete de coronavirus de 1,9 billones de dólares y nuevamente cuando Donald Trump retome la atención mundial en un discurso ante la los miembros más conservadores del partido.

Los líderes republicanos en el Senado y la Cámara de Representantes, Mitch McConnell y Kevin McCarthy, se han centrado en unir sus caucus contra el enorme proyecto de ley del presidente demócrata Joe Biden y alejarse de las hostilidades internas por el motín del 6 de enero en el Capitolio y el juicio político del ex presidente Trump.

Pero esos esfuerzos podrían resultar difíciles de mantener cuando Trump hable con el Comité de Acción Política Conservadora el domingo y probablemente se adentre en los esfuerzos del partido para recuperar las mayorías en el Congreso en 2022.

El potencial de distracción se puso de manifiesto en una conferencia de prensa el miércoles, donde los líderes republicanos de la Cámara de Representantes intentaron criticar el proyecto de ley de coronavirus demócrata.

Los periodistas aprovecharon la oportunidad para preguntar si los líderes pensaban que Trump debería ser el centro de atención solo dos meses después de que sus partidarios lanzaran un ataque mortal contra el Capitolio de Estados Unidos para presionar la falsa afirmación del expresidente de que su derrota electoral fue el resultado de un fraude generalizado.

“Sí, debería”, respondió McCarthy. Pero la representante Liz Cheney, la más antigua de los 10 republicanos de la Cámara que votó para acusar a Trump de incitar a la insurrección, se apresuró a contradecir esa opinión.

“No creo que deba jugar un papel en el futuro del partido o del país”, dijo Cheney, quien sobrevivió a un esfuerzo de los leales a Trump para destituirla como presidenta de la conferencia por respaldar el juicio político.

La lucha entre los brazos pro-Trump y anti-Trump del Partido Republicano es desigual.

Trump ya arremetió contra su crítico republicano más importante, McConnell, quien calificó a Trump de “práctica y moralmente responsable” del ataque al Capitolio del 6 de enero en el que murieron cinco, incluido un oficial de policía.

“Mitch es un truco político severo, hosco y serio, y si los senadores republicanos se van a quedar con él, no volverán a ganar”, replicó Trump la semana pasada.

Desde entonces, McConnell ha intentado pasar de hablar de Trump y ha dicho a los periodistas: “En lo que deben concentrarse es en cuán unidos estamos hoy en oposición a lo que la administración Biden está tratando de hacer”.

Lo que está menos claro es si Trump quiere seguir adelante. Muchos de los 10 republicanos de la Cámara de Representantes que respaldaron su juicio político del 13 de enero se enfrentan a posibles desafíos en las elecciones primarias para 2022, cuando estará en juego el control de ambas cámaras del Congreso.

TARJETA SALVAJE DE MEDIODÍA

Trump ha expresado su deseo de que esos legisladores paguen apoyando a sus principales rivales, según un asesor de Trump. Eso podría convertirlo en un comodín tanto en las elecciones de 2022 como en el período previo a la contienda presidencial de 2024.

Trump ha dicho que consideraría postularse nuevamente, y la posibilidad por sí sola complicará los planes para otros posibles contendientes presidenciales republicanos, incluidos el exsecretario de Estado Mike Pompeo y el exvicepresidente Mike Pence.

El senador Rick Scott, que preside el brazo de campaña republicano del Senado conocido como Comité Senatorial Republicano Nacional, dijo que confiaba en que Trump sería un jugador de equipo.

“Le dije que quería ganar en el ’22 y le dije que iba a ser muy específico sobre dónde creo que podría ser útil, y él puede tomar la decisión si quiere hacerlo o no”, dijo Scott. aunque Trump ha demostrado durante mucho tiempo su voluntad de desafiar los consejos.

El Comité Nacional Republicano estima que más de 25 millones de votantes se han unido al partido desde que Trump ganó la presidencia en 2016. Los partidarios de Trump señalan que obtuvo 74 millones de votos, más que cualquier otro candidato republicano en la historia, aunque ese número fue eclipsado por el 81 millones de personas que votaron por Biden en las elecciones récord de noviembre.

Los números de votos de Trump pueden dificultar que el partido le dé la espalda incluso si quisiera.

“El presidente Trump y el populismo están en gran parte en la gran mayoría de nuestro partido, y personas como yo, que son conservadores más tradicionales, somos una minoría muy pequeña”, dijo el senador Mitt Romney, uno de los siete republicanos que votaron para condenar a Trump por incitar a la insurrección.

Algunos de los partidarios de Trump estaban ansiosos por avivar las llamas del conflicto esta semana.

“El Partido Republicano del establishment quiere volver a las guerras para siempre, los malos acuerdos comerciales y las caravanas que cruzan nuestras fronteras. No vamos a regresar ”, dijo el representante republicano Matt Gaetz en Twitter. Instó a Trump a postularse nuevamente en 2024.

Deja una respuesta