Irán jura vengarse de Israel por presunto acto de sabotaje en Natanz

Irán prometió vengarse de Israel por el supuesto acto de sabotaje que afectó la instalación nuclear de Natanz.El ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, citado por la cadena de televisión estatal, afirmó este lunes 12 de abril que Israel se empeña en frustrar el avance en las negociaciones sobre el futuro del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC).

“Los sionistas quieren vengarse por nuestro progreso hacia el levantamiento de las sanciones … han dicho públicamente que no lo permitirán. Pero nos vengaremos nosotros de los sionistas”, manifestó Zarif, refiriéndose a Israel.

También el portavoz de la diplomacia iraní, Said Jatibzade, citado por el canal Press TV, dijo que “Irán se vengará del último ataque en el momento pertinente”.

Un incidente afectó el domingo 11 por la mañana la red eléctrica de la planta de enriquecimiento de uranio en Natanz, según la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI).Según el organismo, que lo atribuyó a un supuesto acto de sabotaje y lo calificó de “terrorismo nuclear”, el apagón no causó víctimas ni provocó la contaminación del medio ambiente.Un funcionario del Ministerio de Información (inteligencia) de Irán dijo al portal que los cuerpos de seguridad han identificado ya y están buscando al presunto saboteador.

La televisión estatal israelí Kan señaló ayer [el 11 de abril] que el incidente ocurrió pocas horas después de que en Natanz se pusieran en marcha nuevas centrifugadoras avanzadas que enriquecen el uranio más rápidamente.

Fuentes de la inteligencia de EEUU citadas por The New York Times opinan que en Natanz hubo “una gran explosión que destruyó por completo el sistema de energía interno, autónomo y fuertemente protegido, que abastece a las centrifugadoras subterráneas que enriquecen el uranio”.

También una fuente de la inteligencia israelí dijo a la emisora de radio Kan que “el daño en el sitio es extenso y varias centrifugadoras instaladas en el centro subterráneo ultrasecreto aparentemente se dañaron, retrasando la capacidad de Irán para enriquecer uranio”.

Irán había amenazado con reducir de forma progresiva sus compromisos con el acuerdo nuclear, en particular, en lo que atañe a las limitaciones sobre el enriquecimiento de uranio, hasta que Estados Unidos cancele las sanciones impuestas durante el Gobierno de Donald Trump.

El incidente del domingo 11, según los medios occidentales, debilita notablemente la posición iraní en las negociaciones que buscan revitalizar el pacto nuclear.

El canciller Zarif, sin embargo, rechazó de plano estas conjeturas y afirmó que Irán “logrará nuevos avances en el desarrollo nuclear”.

“Las partes negociadoras [en Viena] deben saber que el reactor de Natanz estará equipado en adelante con centrifugadoras avanzadas con alta capacidad de enriquecimiento [de uranio]”, agregó Zarif.

El 6 de abril, el portavoz de la agencia nuclear iraní, Behruz Kamalvandi, confirmó que en Natanz habían comenzado las pruebas de centrifugadoras de nueva generación, IR-9, con una potencia de 50 UTS (unidades de trabajo de separación). Estos equipos son 50 veces más potentes que el modelo base, IR-1.

(Sputnik)

Deja una respuesta