Incumplimiento: Exjefe negociador de paz de FARC dice que fue un error dejar las armas

BOGOTÁ.— Tras la nueva detención de ‘Jesús Santrich’, exlíder de la guerrilla de las FARC, el antiguo negociador de paz del grupo, ‘Iván Márquez’, consideró que fue “un grave error” que el movimiento entregara las armas para acogerse al Acuerdo Final de Paz firmado en 2016.

“Reiteramos autocríticamente que fue un grave error haber entregado las armas a un Estado tramposo, confiando en la buena fe de la contraparte”, dijo ‘Márquez’ en una carta difundida a través de su cuenta de la red social Twitter.

Márquez’, quien permanece en la clandestinidad desde mediados de 2018 cuando abandonó el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación (ETCR) de Miravalle (Caquetá, sur) en el que se encontraba tras aducir persecuciones militares, se dirigió así a los desmovilizados de la antigua guerrilla en nombre de los excomandantes de la misma.

En su carta, el exguerrillero se dijo “impactado por la traición del Estado al Acuerdo de Paz de La Habana”, y calificó a los dirigentes de la antigua FARC (hoy convertida en partido político de izquierda) de “ingenuos” por no mantener las armas.

“Qué ingenuos fuimos al no recordar las sabias palabras de nuestro comandante en jefe, Manuel Marulanda Vélez, cuando nos había advertido que las armas eran la única garantía de cumplimiento de los acuerdos. La triste realidad es que nos pusieron conejo (trampa)”, indicó ‘Márquez’.

Asimismo, calificó de ilegal la detención de ‘Santrich’ el 17 de mayo por parte de agentes de la Fiscalía, justo cuando dejaba la cárcel La Picota, de Bogotá, donde permanecía desde abril de 2018, debido a que el ministerio público supuestamente obtuvo nueva “evidencia”.

“Esa ‘legalización de captura’ fue una ilegalidad, un abuso de autoridad. Deben responder el ex Fiscal General (Néstor Humberto Martínez) y hasta los médicos que se prestaron para esa infamia rastrera”, señaló ‘Márquez’, en alusión a la audiencia de legalización de captura que se dio en la madrugada del 26 de mayo en la Clínica Méderi, de Bogotá, a donde ‘Santrich’ fue llevado desde la sede de la Fiscalía por problemas de salud.

El 20 de mayo, ‘Santrich’ se presentó a una audiencia en la que se le imputarán los cargos de narcotráfico y concierto para delinquir, por los cuales la Fiscalía pedirá que regrese a prisión.

El exguerrillero es señalado por la Fiscalía de Colombia y la justicia de Estados Unidos de un supuesto acuerdo con el Cartel de Sinaloa (México) para exportar 10 toneladas de cocaína hacia EEUU por unos 15 millones de dólares y que luego se venderían al detalle por hasta 300 millones de dólares en el mercado local.

Los presuntos delitos habrían ocurrido entre junio de 2017 y abril de 2018, después de la firma del Acuerdo Final de Paz (suscrito entre el Gobierno y las FARC en noviembre de 2016), por lo que no estaban comprendidos en los hechos contemplados por la justicia transicional de la JEP y darían paso a su extradición.

Sin embargo, el pasado 15 de mayo la Jurisdicción Especial de Paz (JEP, tribunal de paz) negó la extradición del exguerrillero a EEUU y pidió a la Fiscalía que lo dejara en libertad.

Agencias

Deja una respuesta