Imágenes de Kim Jong-un a caballo en el monte Paektu: posible presagio de decisiones cruciales

Los medios norcoreanos difundieron el miércoles enigmáticas fotografías de Kim Jong Un a caballo en medio de campos nevados en el Monte Paektu, un lugar considerado sagrado, lo que podría ser el presagio de anuncios relevantes para el proceso de desnuclearización en la península.

Se informó de que el Comité Central del gobernante Partido de los Trabajadores planea celebrar a finales de diciembre una reunión plenaria para «discutir y decidir sobre asuntos cruciales acorde a las necesidades del desarrollo de la revolución coreana y la situación cambiada dentro y fuera del país».

Algunos expertos del régimen afirman que las visitas del dirigente a este lugar, cuna del pueblo norcoreano, preceden a anuncios políticos importantes. En octubre, Kim ya visitó esta montaña y fueron publicadas varias fotografías suyas a caballo en este volcán inactivo en la frontera con China.

Las fotografías de este miércoles coinciden con el bloqueo de las negociaciones con Estados Unidos sobre el tema nuclear. Pyongyang ha dado a Washington de plazo hasta finales de año para que haga alguna concesión.

El dirigente norcoreano, sobre un caballo blanco, fue fotografiado al frente de un grupo de jinetes, entre los que también se encontraba su esposa, Ri Sol Ju.

La tradición dice que esta montaña habría sido el lugar de nacimiento del legendario rey Tangun, nieto del Cielo y fundador del primer reino coreano.

La propaganda norcoreana asegura también que aquí nació el padre de Kim Jong Un, Kim Jong Il, hijo y sucesor del fundador del régimen, Kim Il Sung, en un campamento secreto que éste último dirigía frente a Japón, el país ocupante.

Esta hipótesis ha sido desmentida por historiadores, que consideran que Kim Jong Il nació más bien en el pueblo de Vyatskoye, en Siberia, en 1941.

Según la agencia oficial KCNA, durante su visita a este monte, Kim Jong Un dejó «una huella sagrada en los lugares donde se libraron batallas revolucionarias».

– Cuero igual a resistencia –

Para los expertos, estas fotografías quieren reafirmar el liderazgo y la legitimidad de Kim, que suele visitar el monte Paektu dos veces al año.

Una visita de líderes norcoreanos a Paektu suele preceder la toma de decisiones importantes, según el diario Korea JoongAng Daily. En noviembre de 2013, Kim Jong-un visitó la montaña con sus ayudantes un mes antes de ejecutar a varios funcionarios de alto rango, incluido Jang Song-thaek, su tío y tutor político. Volvió a visitar la montaña en abril de 2015, justo antes de ejecutar a Hyon Yong-chol, un ex ministro de las Fuerzas Armadas. También hizo una peregrinación después de la quinta prueba nuclear de Corea del Norte en septiembre de 2016. En diciembre de 2017 lo visitó justo antes de la histórica apertura de Corea del Norte que provocó el encuentro con Donald Trump en junio de 2018 en Singapur.

El viceministro de Exteriores norcoreano Ri Thae-song acusó este 3 de diciembre a EEUU de invocar el diálogo sobre la desnuclearización para ganar tiempo, estratagema que podría depararle una sorpresa a medida que se acerca el fin del año, fecha límite que Kim Jong-un marcó en abril pasado para que EEUU cambie de actitud en las negociaciones para no revertir el avance logrado.

El proceso de distensión en Corea y las negociaciones entre Pyongyang y Washington para desnuclearizar la península se han visto estancados en los últimos meses.

En mayo pasado Pyongyang reanudó las pruebas de armas, tras una pausa de 17 meses, y realizó desde entonces al menos 13 ensayos, el más reciente, de un lanzacohetes múltiple el 28 de noviembre.

Hay expertos que interpretan incluso el mensaje implícito en la vestimenta de Kim. «El cuero simboliza la resistencia de Corea del Norte», apuntó el miércoles el investigador Ahn Chan-il, refiriéndose al abrigo del dirigente en las fotografías.

Y el hecho de estar en el lugar donde su abuelo resistió frente a Japón puede ser un mensaje de que «su descendiente puede hacer lo mismo, pero esta vez frente a Estados Unidos», agregó.

El 1 de enero, Kim pronunciará un esperado discurso de Año Nuevo. Sin duda, mencionará las negociaciones sobre el tema nuclear, que están en punto muerto desde el fracaso de la segunda cumbre con Trump en febrero en Hanói.

Corea del Norte es blanco de múltiples sanciones de la comunidad internacional debido a sus programas nucleares y balístico. Esta semana, Kim inauguró una nueva ciudad en los confines del país como muestra de resiliencia frente a los estragos financieros que provocan estas sanciones.

Hace algunos días, KCNA publicó unas declaraciones del ministro norcoreano de Relaciones Exteriores, Ri Thae Song, en las que aseguró que «el regalo de Navidad que Estados Unidos recibirá dependerá totalmente de la decisión que tome».

El miércoles, la agencia KCNA anunció también que el comité central del Partido de los trabajadores se reunirá en los días venideros para «hablar de temas cruciales vinculados a la necesidad de desarrollo de la revolución coreano y a los cambios ocurridos en Corea y en el extranjero».

AFP y agencias

Compartir es apreciar!!

Deja un comentario