Gorbachov tilda expansión de la OTAN hacia fronteras rusas como “el mayor error de Occidente”

MOSCÚ. — Mijaíl Gorbachov, expresidente de la antigua Unión Soviética, cuestionó la expansión de la OTAN a Europa del Este catalogándola como el mayor error de Occidente.

“Nunca he ocultado mi opinión de que la decisión de la OTAN de expandirse fue el mayor error estratégico de Occidente”, señaló el exmandatario en su nuevo libro sobre el futuro de la paz global.

En este volumen, el Nobel de la Paz de 1990 narra cómo se debatió este tema al final de la guerra fría.

En ese entonces, destaca, tanto la OTAN como el Pacto de Varsovia revisaban su doctrina militar e incluso los miembros de estas alianzas firmaron un acuerdo para reducir la cantidad de tropas.

El expresidente afirma que sus detractores le exigían concertar con la OTAN un documento vinculante para impedir que se extienda a Europa Oriental.

Gorbachov dice que eso era absurdo y es que le habrían acusado de destruir el Pacto de Varsovia.

En esas condiciones, remarcó, el liderazgo soviético hizo lo máximo posible.

Rusia, indicó, tuvo el total derecho de reclamar el cumplimiento de la letra y el espíritu de los acuerdos suscritos y los compromisos asumidos.

“La decisión que años después tomó la OTAN de expandirse fue un paso que socavó esa confianza que había surgido tras el cese de la guerra fría y Rusia tuvo que sacar conclusiones”, apostilló.

En 1990, el Gobierno de Estados Unidos prometió al entonces primer presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, que el bloque militar no se ampliaría hacia el este.

Sin embargo, en 1999 la OTAN incorporó a Polonia, Hungría y República Checa en su primera ola expansionista.

En la segunda ola en 2004 el bloque bélico admitió a Bulgaria, Eslovaquia, Eslovenia, Estonia, Letonia, Lituania y Rumanía.

En 2009 la organización militar adhirió a Albania y Croacia.

A principios de junio de 2017 la OTAN incorporó a Montenegro pese a las protestas multitudinarias de la población de este país.

Multipolaridad

Gorbachov también afirmó que EEUU tiene que conformarse con que ya no es el único polo que influye en el mundo, ellos en muchas cuestiones siguen actuando como si lo fueran, pero una y otra vez se quedan aislados en el marco de los organismos internacionales.

“Los estadounidenses deberán conformarse con que EEUU no representa el único polo de influencia política y económica en el mundo, el mundo multipolar ya es una realidad”, asegura el exlíder en su libro ‘Qué es lo que está en juego: futuro del mundo global’.

Para el también premio Nobel de la Paz, Washington sigue confiando en que sus aliados estén obligados a ponerse “a sus órdenes”, y a sus interlocutores en las negociaciones “no les queda otra salida que olvidar sus intereses nacionales”.

“Últimamente eso no es así, y con una frecuencia cada vez mayor: la UE no renuncia a la construcción del gasoducto Nord Stream 2, Turquía declara que la adquisición de los sistemas antiaéreos rusos ya está decidida, México no planea costear el muro fronterizo que decidió edificar el presidente del país norteamericano”, indicó el político.

Según Gorbachov, las demás iniciativas de la Casa Blanca, entre ellas el traslado de las Embajadas en Israel a Jerusalén, el reconocimiento de los Altos de Golán como parte del territorio de ese Estado, tampoco cuentan con un apoyo general, y algunas hasta resultan criticadas, como la salida de Washington del Acuerdo de París.

“Una y otra vez EEUU se enfrenta al aislamiento en los organismos internacionales, pero, en lugar de revisar sus enfoques, opta simplemente por salir de ellos, por ejemplo, de la Unesco y del Consejo de Derechos Humanos de la ONU”, subrayó.

Para el exlíder soviético, los lemas promulgados por el actual presidente estadounidense, Donald Trump, como “Volvamos a hacer EEUU grande otra vez” o “EEUU por encima de todo”, tienen un efecto contrario y no cambiarán el proceso de avance del mundo hacia una multipolaridad cada vez mayor.

Gorbachos considera que se trata de un proceso que se debe no solo al impresionante crecimiento económico de algunos países, entre ellos China y la India, sino también a que la multipolaridad corresponde a las exigencias de la actualidad.

El político denunció que EEUU tuvo su hora de gloria “unipolar” tras el derrumbe de la Unión Soviética, que aprovechó para pasar a la estrategia de dominación y de “hallar intereses propios en todos los confines del planeta: en Irak, en los Balcanes, en Afganistán, en Libia, en Siria, y ahora también en Venezuela”.

“Cada presidente de EEUU tuvo su propia guerra”, resaltó el expresidente de la desaparecida URSS.

Al mismo tiempo Gorbachov asegura que Washington, si dejara a un lado sus aspiraciones de hegemonía, podría llegar a ser un verdadero promotor de la solución de muchos problemas globales, pero por el momento eso no ocurre.

“La experiencia de los últimos decenios muestra que los políticos estadounidenses no han tomado conciencia de ese hecho, y ellos actualmente continúan recurriendo en calidad de argumento a la fuerza”, afirmó.

Para el exmandatario, una de las cuestiones cruciales a las cuales el país norteamericano deberá responder en los próximos años concierne precisamente a su capacidad de ocupar un lugar en el mundo que no entre en conflicto con el rol de los demás países.

“Debemos destacar algo, y es que, a pesar de toda la crítica e incluso indignación que provocan muchas acciones de EEUU en el mundo entero, en Europa, China, la India, Rusia, América Latina, existe una comprensión de la importancia y el papel de Washington y una disposición de cooperar”, aseguró.

Gorbachov resume que el problema crucial radica justo en si EEUU está listo a cooperar con los demás países, y si existiese esa disposición, a qué marco se ajustaría, al antiguo o al actual.

Integridad de la URSS

El exlíder soviético opina que la integridad de la URSS podría haberse conservado y que una nueva Unión habría respondido a los intereses de todas las repúblicas que la integraran.

“Ya estaba profundamente convencido de que el camino hacia la soberanía de las repúblicas, su independencia económica, la conservación de su identidad cultural y el desarrollo de sus culturas debía pasar por la modernización de la Unión y su federalización eficaz”, escribe Gorbachov en su libro.

Un nuevo tratado de la Unión, cuya firma se frustró por el intento de golpe de Estado de agosto de 1991, estaba llamado a ser un paso decisivo en este camino, señala el expresidente de la desaparecida Unión Soviética.

“Como presidente luché hasta el final por conservar la unidad del país, luché con medios políticos, quiero subrayarlo, intentando persuadir a la ciudadanía y a los dirigentes de las repúblicas de la justedad de este propósito. También hoy día creo que la integridad del país podía conservarse y que una nueva Unión respondería a los intereses de todo el mundo”, refiere.

También recuerda que los dirigentes de la  mayor república, la de Rusia, con Borís Yeltsin a la cabeza, “eligieron el camino de desintegración, se impuso la línea de desmembramiento del país”, agregando que las graves consecuencias las sufrieron decenas de millones de personas.

“Según todos los sondeos, la mayoría de los ciudadanos de Rusia lamenta la desintegración de la Unión [Soviética] y califica la década del 90 como el más pesado período de su vida”, afirma el político.

(Sputnik)

Deja una respuesta