Explican por qué Arabia Saudí se dota de un sistema antimisiles ruso y otro estadounidense

EUU suministrará a Arabia Saudí los sistemas antimisiles THAAD por valor de 15.000 millones de dólares. Al mismo tiempo, Riad decidió adquirir los sistemas rusos de defensa aérea S-400. ¿Qué hay detrás del deseo del reino de poseer los dos sistemas?

Además de Arabia Saudí, Turquía acordó con Rusia el suministro de los sistemas S-400.

El columnista del diario Gazeta.ru Mijaíl Jodariónok opina que, tras la insistencia de Turquía y Arabia Saudí para adquirir el sistema ruso Triumf, se esconde una razón concreta.

“Supongamos, solo hipotéticamente, que un caza F-16 de la Fuerza Aérea de Jordania recibe la orden de derribar un caza igual de la Fuerza Aérea israelí. Sin embargo, el piloto jordano no podría atacar el avión de combate israelí. Lo hizo imposible el país fabricante de armas y equipo militar: Estados Unidos”, observa el analista militar.

Según Jodariónok, el sistema de a bordo y las armas del caza de EEUU tienen ciertas restricciones. “Una batalla entre dos F-16 estadounidenses es imposible. Los sistemas antiaéreos y antimisiles, producidos en EEUU y otros países occidentales, cuentan con las mismas limitaciones”.

En particular, “en 1991, durante la guerra en el Golfo, todos los sistemas de defensa antiaérea franceses de Sadam Husein fueron desactivados por una señal externa. Varios casos similares ocurrieron en África con los sistemas franceses Crotale”, recuerda el periodista.

Jodariónok advierte que “la situación en Oriente Medio podría desarrollarse de manera que surja un enfrentamiento armado entre varios países equipados con armas compradas a EEUU y Occidente. En este caso, ninguna de las partes podría cumplir la misión de combate”.

Mientras tanto, la gran ventaja de los sistemas rusos es que “no tienen este defecto fundamental. En cualquier caso y en cualquier circunstancia —y contra cualquier invasor occidental—, siempre estarán listos para ponerse en marcha”, reitera el experto.

Además, la ‘lluvia’ de misiles de los hutíes desde Yemen contra Arabia Saudí será por sí misma una situación perfecta para medir los dos sistemas en condiciones reales: los Patriot saudíes ya demostraron que sus capacidades no siempre garantizan el derribo. Así, la competencia decidirá quién es el mejor de los dos, concluyó el autor.

SPUTNIK

Deja una respuesta