El mundo roza los 700.000 muertos por coronavirus, el riesgo de recaída crece

El mundo estaba a punto de superar este martes los 700.000 muertos por coronavirus, que llevó a algunos países como Filipinas a decretar un nuevo el confinamiento o a obligar a llevar mascarilla en la calle, como en Francia u Holanda.

En América Latina y el Caribe, donde se superaron los cinco millones de casos y 203.000 muertos, Brasil, con más 95.000 muertos, es el país más afectado de la región.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió el martes que la situación de covid-19 en el gigante sudamericano “sigue siendo crítica”, al tiempo que alertó del “impacto devastador” de la pandemia en otras enfermedades.

En Europa, en el célebre barrio rojo de Amsterdam, será obligatorio llevar mascarilla.

Al igual que en Francia, donde el Consejo Científico que asesora al presidente Emmanuel Macron, alertó de que “el virus circula de manera más activa” mientras que las medidas de distanciamiento y barrera se relajan.

En este sentido, muchas ciudades están imponiendo el uso obligatorio de mascarillas, como Toulouse (entre 12H00 y 03H00 de la mañana), y la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, recomendó llevarla en las zonas más concurridas de la capital, como los mercados abiertos, las veredas junto al Sena y los alrededores de las estaciones de tren.

En Europa el virus mató a más de 211.000 personas, según un balance de la AFP el martes, de un total de 694.507 muertos en el mundo desde que la OMS lo detectó en China en diciembre.

Estados Unidos sigue en cabeza de los países con más fallecidos, con 155.471 decesos y 4,7 millones de casos, según datos de la universidad Johns Hopkins.

México, con más de 48.000 fallecidos, Reino Unido (46.000) e India (casi 39.000) forman parte de la siniestra lista con más muertos por el coronavirus.

Ante la carrera contra el reloj emprendida por el mundo para hallar una vacuna, la Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió el martes que se respeten los protocolos.

“Cualquier vacuna es un medicamento y para este fin tiene que estar sometido a todos los distintos ensayos y test antes de ser homologados para su despliegue”, dijo el portavoz de la OMS, Christian Lindmeier.

El lunes Rusia suscitó la inquietud de los investigadores al anunciar que estaba preparada para producir “varios millones” de dosis a partir de 2021.

– “Ciudad fantasma” –

La inquietud también crece en Australia que empezó a aplicar numerosas restricciones.

A partir del miércoles a medianoche, todos los comercios no esenciales estarán cerrados en Melbourne, así como las administraciones, una medida que se añade al toque de queda nocturno que se aplica desde el domingo por la noche a los residentes de la ciudad.

Bill Morton, librero en la segunda ciudad de Australia, dice vivir en un “ciudad fantasma”. “La gente está desmoralizada”, dijo a la AFP.

En el aspecto económico, la pandemia no da tregua tampoco.

Para muchas empresas el covid-19 es una catástrofe, como para la petrolera británica BP, que el martes anunció una pérdida neta de 16.800 millones de dólares en el segundo trimestre, o el grupo agroquímico alemán Bayer, que perdió 9.500 millones de euros (unos 11.000 millones de dólares) en el mismo periodo.

Por su parte, la compañía aérea británica de bajo costo EasyJet, con graves dificultades como todo el sector, anunció una pérdida antes de impuestos de 324,5 millones de libras (424 millones de dólares) entre abril y junio.

La compañía Carnival Cruise Line, que había previsto retomar esta semana su actividad tras varios meses paralizada, decidió finalmente aplazar sus primeros viajes en crucero al no obtener la autorización de Italia.

En Estados Unidos el plan de ayuda económico parece no avanzar y los empresas y los trabajadores temen por el futuro.

Casi un centenar de dirigentes de multinacionales estadounidenses como Walmart, Microsoft o Merck, así como varias federaciones profesionales, enviaron el lunes una carta a los congresistas estadounidenses.

Predicen una “ola de cierres definitivos” si no se hace nada antes de septiembre y “un efecto dominó de empleos destruidos”.

AFP

Deja una respuesta