“El avión presidencial de EEUU podría haber estallado en cualquier momento”

Los mecánicos de la empresa Boeing causaron daños valorados en cuatro millones de dólares a un Air Force One. A causa de este fallo, la aeronave podría haberse incendiado o incluso podría haber explotado en el aire.

El incidente se produjo entre el 1 y el 10 de abril de 2016, cuando uno de los dos aviones VC-25A —una versión modificada del Boeing 747-200B— que hay en la flota presidencial fue sometido a mantenimiento técnico en la fábrica de la empresa en la ciudad de San Antonio de Texas.

La investigación realizada por Boeing determinó que sus mecánicos utilizaron herramientas inapropiadas durante la revisión del sistema de oxígeno del Air Force One —como se conoce a cualquier avión que transporte al presidente de EEUU–, lo que condujo a su contaminación.

Este fallo podría haber provocado un incendio e incluso una explosión durante el vuelo. El daño causado fue estimado en cuatro millones de dólares. En Boeing comunicaron que la reparación corrió por cuenta de la empresa.

Anteriormente, el presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó con romper el contrato con Boeing sobre el suministro de nuevos Air Force One a causa de su alto costo. Según las palabras del mandatario, el valor de cada avión para ese momento ascendía a 4.000 millones de dólares.

Por su parte, el primer ejecutivo de la corporación aeronáutica, Dennis Muilenburg, se puso en contacto con el presidente de EEUU y se comprometió a controlar el precio del avión. Actualmente, Boeing tiene un contrato para la construcción de un Air Force One por un valor de 170 millones de dólares

 

Deja una respuesta