Corea del Sur afirma que Kim Jong Un está “vivo y bien”

SEÚL, Corea del Sur – El líder norcoreano Kim Jong Un está “vivo y bien”, dijo un alto consejero de seguridad del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, restando importancia a los rumores sobre la salud de Kim tras su ausencia en un aniversario clave.

“Nuestra posición en el gobierno es firme”, dijo el asesor especial de seguridad nacional de Moon Chung-in, en una entrevista con CNN el domingo. “Kim Jong Un está vivo y bien”.

El asesor dijo que Kim se había quedado en Wonsan, un pueblo turístico en el este del país, desde el 13 de abril, añadiendo: “Hasta ahora no se han detectado movimientos sospechosos”.

Las conjeturas sobre la salud de Kim han crecido desde su conspicua ausencia en las celebraciones del 15 de abril por el cumpleaños de su abuelo Kim Il Sung, el fundador del Norte, el día más importante en el calendario político del país.

Kim no ha hecho una aparición pública desde que presidió una reunión del politburó del Partido del Trabajo el 11 de abril, y al día siguiente los medios de comunicación estatales lo reportaron inspeccionando aviones de combate en una unidad de defensa aérea.

Su ausencia ha desencadenado una serie de informes no confirmados de los medios de comunicación sobre su estado de salud, sobre el que los funcionarios de Seúl previamente vertieron agua fría.

No tenemos nada que confirmar y no se ha detectado ningún movimiento especial dentro de Corea del Norte hasta ahora”, dijo la oficina presidencial del Sur en un comunicado la semana pasada.

El Daily NK, un medio de comunicación online dirigido principalmente por desertores norcoreanos, ha informado que Kim se estaba recuperando después de someterse a un procedimiento cardiovascular a principios de este mes.

Citando una fuente no identificada dentro del país, dijo que Kim, que está en la mitad de sus 30 años, había necesitado un tratamiento urgente debido a que fumaba mucho, a la obesidad y a la fatiga.

Poco después, CNN informó que Washington estaba “monitoreando la inteligencia” de que Kim estaba en “grave peligro” después de someterse a una cirugía, citando lo que dijo era un funcionario anónimo de los Estados Unidos.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, rechazó el jueves los informes de que Kim estaba enfermo, pero se negó a declarar cuándo fue la última vez que se puso en contacto con él.

El lunes, el periódico oficial Rodong Sinmun informó que Kim había enviado un mensaje de agradecimiento a los trabajadores del gigantesco proyecto turístico costero Wonsan Kalma.

Fue el último de una serie de informes en los últimos días de declaraciones emitidas o acciones tomadas en nombre de Kim, aunque ninguno ha llevado ninguna foto de él.

Las imágenes satelitales revisadas por 38North, un think tank con sede en EEUU, mostraron un tren que probablemente pertenecía a Kim en una estación de Wonsan la semana pasada.

Advirtió que la presencia del tren no “indicaba nada sobre su salud” sino que “prestaba peso” a los informes de que se estaba quedando en la costa este del país.

Informar desde el interior del aislado Norte es notoriamente difícil, especialmente en todo lo que tiene que ver con su liderazgo, que es uno de sus secretos más guardados.

Las anteriores ausencias del ojo público por parte de Kim han provocado especulaciones sobre su salud.

En 2014 estuvo fuera de la vista pública durante casi seis semanas antes de reaparecer con un bastón. Días después, la agencia de espionaje del sur dijo que había sido operado para quitarle un quiste del tobillo.

Fuente: The Times of Israel

Deja una respuesta