Corea del Norte advierte que responderá a la “política hostil” de Biden

SEÚL, Corea del Sur (AP) – Corea del Norte advirtió el domingo que Estados Unidos se enfrentará a “una situación muy grave” porque el presidente estadounidense, Joe Biden, “cometió un gran error” en su reciente discurso al calificar al Norte de amenaza para la seguridad y revelar su intención de mantener una política hostil contra él.

La semana pasada, Biden, en su primer discurso ante el Congreso, calificó los programas nucleares de Corea del Norte e Irán de “graves amenazas” para la seguridad estadounidense y mundial y dijo que trabajará con los aliados para abordar esos problemas mediante la diplomacia y la disuasión severa.

“Su declaración refleja claramente su intención de seguir aplicando la política hostil hacia la RPDC, tal y como ha hecho Estados Unidos durante más de medio siglo”, dijo Kwon Jong Gun, un alto funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores norcoreano, en un comunicado. RPDC son las siglas de la República Popular Democrática de Corea, el nombre oficial del Norte.

“Es cierto que el jefe del Ejecutivo estadounidense cometió un gran error a la luz del punto de vista actual”, dijo Kwon. “Ahora que ha quedado clara la tónica de la nueva política de EE.UU. hacia la RPDC, nos veremos obligados a presionar para que se tomen las medidas correspondientes, y con el tiempo EE.UU. se encontrará en una situación muy grave”.

Kwon aún no especificó qué medidas tomará Corea del Norte, y su declaración podría verse como un esfuerzo por presionar a la administración de Biden mientras ésta perfila su política hacia Corea del Norte.

La Casa Blanca dijo el viernes que los funcionarios de la administración habían completado una revisión de la política de EE.UU. hacia Corea del Norte, diciendo que Biden planea desviarse de los enfoques de sus dos predecesores más recientes al tratar de detener el programa nuclear de Corea del Norte. La secretaria de prensa Jen Psaki no detalló los resultados de la revisión, pero sugirió que la administración buscaría un punto intermedio entre el “gran acuerdo” de Donald Trump y los enfoques de “paciencia estratégica” de Barack Obama.

La declaración de Kwon no mencionó los comentarios de Psaki.

Después de una serie de pruebas nucleares y de misiles de alto perfil en 2016-17, el líder norcoreano Kim Jong Un lanzó una diplomacia de cumbre con Trump sobre el futuro de su creciente arsenal nuclear. Pero esa diplomacia sigue estancada desde hace unos dos años por las diferencias en cuanto al alivio de las sanciones que Corea del Norte podría obtener a cambio de medidas limitadas de desnuclearización.

En enero, Kim amenazó con ampliar su arsenal nuclear y construir más armas de alta tecnología dirigidas al territorio continental de Estados Unidos, diciendo que el destino de los lazos bilaterales dependería de que abandonara su política hostil. En marzo, llevó a cabo pruebas de misiles balísticos de corto alcance por primera vez en un año, aunque sigue manteniendo una moratoria sobre el lanzamiento de armas de mayor tamaño.

“Si Pyongyang acepta las conversaciones a nivel de trabajo, el punto de partida de las negociaciones sería la congelación de las pruebas y el desarrollo de las capacidades nucleares y los sistemas vectores de Corea del Norte”, dijo Leif-Eric Easley, profesor de la Universidad Ewha de Seúl. “Si, por el contrario, Kim rehúye la diplomacia y opta por las pruebas provocativas, es probable que Washington amplíe la aplicación de sanciones y los ejercicios militares con sus aliados”.

También el domingo, un portavoz no identificado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Norte prometió una respuesta contundente y por separado a una reciente declaración del Departamento de Estado en la que se afirmaba que presionaría para promover la “rendición de cuentas del régimen de Kim” por su “atroz situación de derechos humanos”. Calificó la declaración de preparación para “un enfrentamiento total con nosotros”.

La poderosa hermana de Kim, Kim Yo Joung, también arremetió contra Corea del Sur por los panfletos anti-Pyongyang que un grupo de desertores norcoreanos hizo llegar al Sur. El líder del grupo, Park Sang-hak, dijo el viernes que envió 500.000 panfletos en globo la semana pasada, desafiando una nueva y polémica ley surcoreana que penaliza este tipo de acciones.

“Consideramos las maniobras cometidas por los desechos humanos en el Sur como una grave provocación contra nuestro Estado y estudiaremos las acciones correspondientes”, dijo Kim Yo Jong en un comunicado.

Acusó al gobierno surcoreano de “hacer un guiño” a los panfletos. Funcionarios surcoreanos dijeron anteriormente que estaban comprobando si Park realmente lanzó los panfletos y que tratarían el caso de acuerdo con la ley.

Easley dijo que las declaraciones norcoreanas de Kwon y Kim Yo Jong muestran que “Pyongyang está tratando de abrir una brecha entre Corea del Sur y Estados Unidos” antes de la cumbre del 21 de mayo entre Biden y el presidente surcoreano Moon Jae-in.

Deja una respuesta