Tomen nota hombres: esto es lo que nunca deberían hacer en el trabajo

Para nadie es noticia que en no pocas empresas abundan los personajes, varones todos, que suelen aprovecharse de sus posiciones en la jerarquía de la compañía para mostrar lo peor de sí mismos contra las empleadas.

No se trata solo de acoso deliberadamente sexual, sino de pequeños gestos y expresiones que marcan su día a día, dañan el ambiente de la empresa y lastran el estado de ánimo de las trabajadoras.

Ocurre cuando un gerente apenas escucha las sugerencias de sus subordinadas en una reunión y poco tiempo después toma las mismas decisiones laborales como si fueran completamente suyas. Y ocurre, claro está, cuando este mismo tipo de individuos no se dirige a las empleadas por su nombre o su apellido, sino por apelativos supuestamente cariñosos como “cariño” o “querida”.

A esto le han dedicado David Smith y Brad Johnson su libro Good Guys, How Men Can Be Better Allies for Women in the Workplace (Buenos chicos, cómo los hombres pueden ser mejores aliados para las mujeres en el trabajo), cuyo original en inglés estará en librerías este 13 de octubre.

Smith es Doctor en sociología y Johnson en sicología, y ambos se dedican a fomentar la igualdad y el trato justo de todas las personas en su centro laboral. De ahí la pretensión de su libro: hacer que los hombres se conviertan en aliados, mentores y amigos de las féminas dentro de las empresas o las instituciones en las que trabajan.

Básicamente, el libro aporta varios consejos prácticos para ayudar a nivelar el campo de juego, incluyendo una lista de cosas que los hombres no deberían hacer.

¿Cuáles son, entonces, los consejos a tener en cuenta por parte de ellos?

1-. No hagas suposiciones de género, no creas que, porque es una mujer, debe necesitar o querer tal o más cual cosa.

2-. No te apropies de sus ideas. De cualquier manera que sea vea, eso es robo.

3-. No las interrumpas constantemente en las reuniones.

4-. No coquetees con ella en el lugar de trabajo. No la llames “tu esposa laboral”.

5-. Evita el contacto físico, como cuando le pones el brazo encima o la abrazas porque quieres convertirla en tu aliada. Esto crea una vibración espeluznante y fomenta los rumores.

6-. No las excluyas de los eventos o reuniones internas, porque solo incluyendo a todos harás que todos se sientan como un verdadero miembro del equipo. Pudiera tratarse de eventos deportivos, almuerzos o encuentros en un bar para ver el fútbol. Recuerda incluirlas cada vez que planees un evento. La cerveza y el fútbol también pueden ser un buen lugar para que un equipo diverso interactúe entre sí.

7-. No le des siempre las tareas domésticas de la oficina. No siempre le asignes la toma de notas, la organización de un evento o que sean ellas las que traigan el café. No le asignes repetidamente tareas que no la beneficien a ella o a su carrera, o que no sean valoradas.

8-. No le ocultes nada, sobre todo en lo que se refiere a la paga. La transparencia y la divulgación pública en torno a la equidad en la remuneración ayuda a crear un terreno de juego más equilibrado y demuestra que tu empresa valora a la mujer.

“Como hombre tienes una mochila invisible de privilegios, de beneficios por tu género en la que no tienes ni que pensar”, aseguró Brad Johnson en una entrevista con Kiplinger.

“Por ejemplo, es menos probable que te interrumpan cuando hablas; la gente no espera que sonrías todo el tiempo; puedes renunciar al aseo mientras viajas; se te elogia por cumplir con los deberes paternos ordinarios. Es probable que nunca te pregunten: ‘¿Por qué te concentras en tu carrera en vez de en tu familia?’”

David Smith, por su parte, les recomienda a los hombres que comiencen por difundir las ideas de sus colegas femeninas en las reuniones para así asegurarse de que estas reciban el crédito justo. Así un jefe machista y ventajista no podrá sostener que fue idea suya.

“Estoy de acuerdo en que los hombres jóvenes pueden tener una gran influencia a la hora de cambiar el comportamiento de los hombres mayores”, concluye Johnson. (Yahoo noticias)

Deja una respuesta