La moneda digital de China podría revolver el comercio y las finanzas mundiales

Pekín ve la medida como una forma de aumentar su soberanía monetaria, protegiéndola de las decisiones de Washington.

La moneda digital puede ser una herramienta de China para monitorear tanto su economía como las transacciones que ocurren más allá de sus fronteras. Una de las ideas clave del desarrollo consiste en que no esté vinculado al sistema financiero mundial dominado por el dólar.

La moneda digital china elimina en gran medida la capacidad de Estados Unidos de imponer sanciones y bloqueos basados en el sistema de transferencias SWIFT, que controla, así como de obtener información sobre esas transacciones, afirma la cadena china CGTN.

Pero la idea va más allá, destaca Enrique Dans en su artículo para Forbes. Según él, crear una moneda digital al margen del sistema podría erosionar el enorme porcentaje de transacciones internacionales, el 88%, que hoy se realizan en dólares.

El desarrollo de grandes rutas logísticas y comerciales que China planea abrir en el futuro cercano podría hacer esto aún más lógico y ayudar a cimentar la expansión del dominio económico de China en el mundo, precisa.

Por otro lado, el sistema ofrece al Gobierno chino cierto grado de control sobre las transacciones en un sistema “de anonimato controlado” que le permite saber qué cantidades se mueven y dónde, lo que a su vez le da la oportunidad de investigar cuando se detectan patrones fraudulentos.

Hacer una moneda programable también ofrece otros grados de libertad, como la posibilidad ya experimentada de introducir una fecha de caducidad para algunas cantidades cuando se busque impulsar la economía, puntualiza Forbes.

De momento, China no tiene previsto emitir más dinero del que ya está en circulación: cada yuan digital emitido anula su equivalente en papel. Pero el hecho de que este elemento de su política monetaria funcione así por el momento no significa que no pueda cambiar en el futuro, aclara Dans.

En un mercado tan evolucionado y acostumbrado al uso del pago electrónico como el chino, la introducción de una moneda digital oficial también permite reducir el nivel de vulnerabilidad y el riesgo de depender de empresas privadas para la circulación del dinero en el día a día.

Además, el lanzamiento de una moneda digital es probable que dé a China una importante ventaja sobre otros países: más grados de libertad en la escena internacional, subrayó el medio estadounidense. Por eso, ya más de 60 países han iniciado estudios sobre la emisión de este tipo de monedas, lo que implica que, durante un tiempo, convivirán no sólo con sus equivalentes físicos en papel, sino también con el creciente uso de las criptodivisas a medida que éstas estabilicen progresivamente su valor, explica Enrique Dans.”

Ahora nos enfrentamos a una situación que muchos creían imposible: la disrupción del dinero. Las repercusiones serán enormes”, concluye.

Deja una respuesta