¿Se quedó Simone Biles sin sus pastillas en Tokio?

El comportamiento extraño de la gimnasta estadounidense Simone Biles en Japón puede tener que ver con el síndrome de abstinencia del fármaco psicoestimulante metilfenidato.

La propia Simone Biles reconoce que ha tomado metilfenidato desde la infancia a causa de un trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

El hecho de que la deportista tomaba metilfenidato (también conocido como Adderall) fue revelado en 2016 cuando los hackers de Fancy Bear publicaron la base de datos de la Agencia Mundial Antidopaje. Biles dio positivo en metilfenidato en agosto de 2016, pero no fue descalificada y ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Río. Solicitó una “exención de uso terapéutico” a través de la Agencia Mundial Antidopaje, lo que le permitió continuar tomando el medicamento durante la competencia.

Sin embargo, en Japón este esquema fallóha descubierto la reportera de Business Insider, Meredith Cash.

Según el Programa Asociado de Kioto, una organización sin fines de lucro que facilita los viajes entre EEUU y Japón, “todos los medicamentos que contienen estimulantes están prohibidos” en Japón.

“Esto incluye Adderall, un medicamento estándar que se usa para tratar los síntomas del TDAH en Estados Unidos. Si trae Adderall a Japón por cualquier motivo, corre el riesgo de ser arrestado y encarcelado“, advierte el sitio web del Programa.

Si bien, el metilfenidato está disponible en Japón para tratar los trastornos del sueño, no se prescribe a los pacientes con TDAH.

“Las leyes en Japón probablemente no le dejaron a Biles otra opción que renunciar a sus medicamentos prescritos mientras estaba en el extranjero para los Juegos. Y aunque es imposible determinar qué ha causado el caso del bloqueo mental (twisties) de Biles, es difícil imaginar que dejar de repente el fármaco que ha tomado durante años no funcionó en su contra“, escribe Cash.

También hay que contar con el coronavirus. Si antes de la pandemia el período para tramitar pedidos a Japón de tales sustancias como metilfenidato era de 7 a 10 días, desde julio de 2020 ha aumentado a seis meses.

“Los estadounidenses esperaban que los documentos de autorización de la Agencia Mundial Antidopaje serían suficientes. Y perdieron a su atleta única, que bien podría haber ganado no cuatro medallas de oro en Tokio, como sucedió en Río, sino las seis medallas de oro”, escribe la campeona olímpica de 1976, Yelena Vaitsenjóvskaya.

¿Pero, qué es el metilfenidato y qué ha podido hacer con el cuerpo y la mente de Biles?

En los deportes, está estrictamente prohibido porque es el pariente más cercano de las metanfetaminas.

La lista de efectos secundarios del metilfenidato menciona el ‘síndrome de abstinencia’, que se produce si una persona por algún motivo deja de tomar pastillas. Se expresa en el hecho de que la concentración de esta persona cae bruscamente, desaparece el deseo de hacer algo, por ejemplo, competir, y surgen otros efectos secundarios desagradables, como depresión e ideas suicidas.

Sin este fármaco Simone Biles se convierte en un cliente potencial de un hospital psiquiátrico, advierte Vaitsenjóvskaya.

Deja una respuesta

seis + diez =