¿Rusia está construyendo una red global de drones?

Los vehículos no tripulados y no pilotados son un sueño para los planificadores militares y una pesadilla para los oponentes de los sistemas robóticos armados. Para los militares, esta tecnología no pone a un piloto, soldado o marinero humano en peligro, pero también elimina el factor humano de la ecuación, lo que significa que la máquina podría potencialmente tomar una vida humana basándose en su propia determinación.

Esto ha preocupado tanto a los académicos como a los del mundo de la tecnología.

Sin embargo, no ha impedido que los ejércitos de todo el mundo empleen los nuevos avances en inteligencia artificial (IA) y el aprendizaje de la máquina para crear armas autónomas. Ahora la Oficina Central de Diseño de Ingeniería Marina de Rusia, Rubin, según se informa, está tratando de llevar esto a un nivel superior y está trabajando en la creación de una red mundial de aviones teledirigidos submarinos, de superficie y aéreos.

El director general de la Oficina de Diseño, Igor Vilnit, dijo a los medios estatales rusos: “A largo plazo, los especialistas de la oficina tienen planes para crear una red global que consista en un gran número de buques de buceo de profundidad, vehículos submarinos autónomos, planeadores, dispositivos de iluminación, vehículos aéreos no tripulados y medios de comunicación y otros componentes para llevar a cabo la investigación y la exploración a gran escala”.

El objetivo del proyecto sería crear una mayor integración de las diversas clases de robots que se están utilizando en todo, desde submarinos hasta naves de superficie y buques de suministro.

“En la creación de sistemas robotizados marítimos se están desarrollando varios medios y modos de su interacción con diferentes tipos de portadores, tanto de superficie como de subsuelo”, añadió Vilnit. “El uso de los principios de red para crear sistemas robotizados complejos y soluciones técnicas avanzadas de vanguardia y nuevos métodos de programación de algoritmos permitirá crear sistemas cruciales para la navegación, la comunicación y el mando de sistemas robotizados diversificados que operen bajo la superficie del océano mundial y en el aire”.

Este enfoque de un sistema en red de drones robóticos podría hacer posible la creación de centros de comando unificados para controlar las diversas plataformas en tiempo real. Sin embargo, hay que preguntarse si también permitiría que tal sistema fuera fácilmente hackeado o crearía una situación que suena como algo de ciencia ficción, en la que la red se vuelve contra sus amos humanos.

Aunque los sistemas de drones que la Oficina Central de Diseño para la Ingeniería Marina Rubin ha propuesto no parecen realmente armamentísticos, todavía hay cierto temor en cómo una red global de este tipo se integraría con otras plataformas en desarrollo.

La Armada Rusa está desarrollando actualmente un submarino que podría servir como portador básico de sus vehículos submarinos no tripulados con capacidad nuclear “Poseidón”. El Khabarovsk [Proyecto 09852] saldrá a flote a finales de este mes y podría transportar hasta seis UUVs Poseidón, que pueden operar como un torpedo nuclear autónomo con un alcance casi ilimitado.

Si bien los Estados Unidos han empleado aviones no tripulados desde el decenio de 1950, éstos han sido controlados en gran medida por un operador humano o un piloto de vehículo aéreo no tripulado (UAV), pero la Fuerza Aérea de los Estados Unidos también está trabajando ahora en su propio avión no tripulado asesino autónomo, que incluiría una versión de la IA “Skyborg”, que podría permitir al UAV realizar los vuelos y los combates. Según se informa, la Armada de los Estados Unidos también está desarrollando una denominada “flota fantasma” de buques robóticos que podrían emplearse para vigilar, contrarrestar, abrumar y atacar a los enemigos de manera coordinada, manteniendo al mismo tiempo a los marineros de los buques anfitriones a distancias más seguras.

El gran peligro sigue siendo que otras potencias están avanzando con armas robóticas y autónomas. Turquía ha desarrollado una plataforma de drones que ha utilizado para eliminar objetivos en Siria, mientras que China también ha estado desarrollando plataformas de armas robóticas, incluidos los llamados drones kamikazes e incluso un vehículo terrestre no tripulado dotado de armas.

Tal vez además de preocuparse por la competencia de las grandes potencias, el ejército de EE.UU. también debería pensar en cómo detener estas armas cada vez más autónomas en caso de que empiecen a tener sus propias ideas.

Via: Con información de National Interest

Deja una respuesta