Misiles Tomahawk que no explotaron en Siria permiten a Rusia descubrir sus secretos y facilitar su destrucción

Rusia creará nuevos sistemas de guerra electrónica mediante el análisis de los misiles Tomahawk sin explotar que se recuperaron en Siria después del ataque de la coalición occidental del 14 de abril pasado.

Se crearán nuevos sistemas rusos de interferencias gracias a la información obtenida durante el examen de los dos misiles Tomahawk estadounidenses transportados a Rusia después de que EEUU, Reino Unido y Francia atacaran Siria el 14 de abril, dijo Vladimir Mikheiev, un representante del grupo Tecnologías Radioelectrónicas (KRET), a Sputnik.

“Se han desarrollado nuevas especificaciones técnicas sobre la base de esta experiencia (el ataque contra Siria) por lo que se crearán nuevos sistemas de guerra electrónica rusa”, dijo.

Según él, estos nuevos sistemas deberían aparecer en dos o tres años.

Al tener un Tomahawk en sus manos, los expertos entendieron mejor cómo funcionaban sus enlaces, transmisión de datos, navegación y otros aspectos técnicos, explicó. Esto perfeccionará los sistemas rusos llamados a neutralizarlos.

EEUU, Francia y el Reino Unido dispararon misiles a principios del 14 de abril contra sitios en Siria que, según dijeron, habían sido utilizados para la producción de armas químicas. Según el Ministerio de Defensa ruso, de 105 misiles disparados solo 22 alcanzaron su objetivo y los otros fueron interceptados por la defensa antiaérea siria. El Ejército sirio encontró más tarde dos misiles Tomahawk sin explotar y casi intactos y los entregó a Rusia.

Fuente: Agencias

Deja una respuesta