¿Se está gestando una alianza militar entre Rusia y Arabia Saudita?

El 24 de agosto de este año, el príncipe saudí Khalid bin Salman y el coronel general ruso Alexander Fomin firmaron un “acuerdo de cooperación militar” en el Foro Internacional Técnico-Militar (ARMY 2021), una exposición de armas militares, celebrada en Moscú. Aunque el contenido del acuerdo en sí no se ha revelado, es probable que implique la venta de sistemas avanzados de armas rusas que han demostrado su eficacia en Siria. También puede implicar otras formas de cooperación técnica y quizás también la profundización de los lazos institucionales y diplomáticos.

Este no es el primer acuerdo de este tipo entre ambos países, por supuesto. En 2017, Rusia firmó un acuerdo para vender armas por valor de 3.000 millones de dólares a Arabia Saudita, incluidos los derechos para la fabricación local de misiles antitanque Kornet-EM, lanzacohetes múltiples TOS-1A, lanzagranadas automáticos AGS-30 y rifles y municiones Kalashnikov. Sin embargo, la mayor parte de esos acuerdos nunca se convirtieron en transferencias reales de armas o tecnologías.

Este nuevo acuerdo, sin embargo, parece diferente, aunque solo sea porque el contexto geopolítico más amplio de las relaciones entre Arabia Saudita y Rusia también es diferente. En pocas palabras, en los últimos cinco años aproximadamente, Estados Unidos y Arabia Saudita se han distanciado hasta el punto de que Riad ya no siente que pueda contar con Estados Unidos para garantizar su seguridad. La relación de décadas basada en el petróleo a cambio de seguridad se ha degradado gravemente. En parte, esto se debe a los hidrocarburos. Estados Unidos ya no depende del petróleo y el gas del Golfo Pérsico, la mayor parte del cual fluye ahora hacia China y otros países asiáticos. Pero si los cimientos de la relación entre Estados Unidos y Arabia Saudita, basados en el petróleo, se han desmoronado, es solo una parte del panorama.

Otros factores, no relacionados con el petróleo -diferencias sobre la Primavera Árabe, los derechos humanos, la guerra civil en Siria, la guerra en Yemen, el pivote de Estados Unidos hacia el Indo-Pacífico y, quizá lo más revelador, los esfuerzos de la administración Obama por alcanzar un acuerdo diplomático con Irán- también han socavado la relación. A esto hay que añadir acontecimientos muy recientes, como la reciente “recalibración” de la relación con Arabia Saudita por parte de la administración Biden, la reciente retirada de las tropas estadounidenses de la región, la retirada de ocho sistemas antimisiles Patriot de Arabia Saudita, Jordania, Kuwait e Irak, así como un sistema de Defensa de Área de Gran Altitud Terminal (THAAD) del propio Reino, no es de extrañar que Riad tema que el antiguo acuerdo de petróleo por seguridad esté definitivamente muerto y que ya no se pueda contar con Estados Unidos para garantizar la seguridad del reino.

En este contexto, no es de extrañar que Riad busque tanto armas como apoyo diplomático de una potencia extrarregional como Rusia. Los atractivos son evidentes. Las armas rusas son de alta calidad y de valor probado en los campos de batalla regionales. Los acuerdos militares rusos tienen menos restricciones en cuanto a compartir tecnología y uso de armas que los estadounidenses, una oferta tentadora teniendo en cuenta algunas de las preocupaciones existentes en torno a la participación de Arabia Saudita en el conflicto civil de Yemen. Dado que Arabia Saudita compra actualmente el 79% de sus armas a Estados Unidos, el acuerdo de armas ruso reducirá tanto su dependencia de la industria armamentística estadounidense como la influencia que esta dependencia ha conferido a las sucesivas administraciones estadounidenses. Y el apoyo diplomático ruso viene con pocas ataduras, al menos en lo que respecta a cuestiones de derechos humanos y democracia. Desde el punto de vista saudí, dada la percepción de la inconstancia del apoyo de Washington, una mayor cooperación en materia de seguridad con los rusos parece lo más racional.

Tampoco es sorprendente que algunos en Washington se alarmen por la invasión de Rusia en lo que históricamente ha sido territorio geopolítico estadounidense. Pero, ¿son válidas estas preocupaciones? ¿Debería Washington considerar el desarrollo de la relación de seguridad entre Arabia Saudita y Rusia como un peligro? ¿O es, por el contrario, una oportunidad?

Las personas razonables pueden estar en desacuerdo, por supuesto, pero se puede argumentar que estos acontecimientos son también un positivo neto para Estados Unidos. Si se parte de la doble premisa de que la región sigue siendo importante para Estados Unidos y de que es un interés estadounidense clave evitar la aparición de un hegemón hostil en el Golfo Pérsico, entonces esta cooperación en materia de defensa entre Rusia y Arabia Saudita debería ser bienvenida en vez de temida. Consideremos las condiciones de fondo. En los últimos años se ha formado una coalición árabe-israelí para contrarrestar los continuos esfuerzos de Irán por alcanzar la hegemonía regional. Esto ha tomado la forma más famosa de los Acuerdos de Abraham. Pero también ha implicado la curación de las desavenencias dentro del mundo árabe, especialmente las existentes entre Qatar y sus vecinos del CCG. Y, en cierto modo, lo más significativo ha sido la aparición de Israel como una especie de “equilibrador de la piedra angular” que trabaja cada vez más estrechamente con sus socios árabes para frenar los esfuerzos regionales de Irán por dominar la región.

Desde el punto de vista de Estados Unidos, esto debe verse como un avance positivo. Ahora existe, al menos en forma embrionaria, una coalición regional que puede equilibrar a Irán sin mucha participación directa de Estados Unidos. A su vez, esto significa que Estados Unidos puede dedicar más recursos a equilibrar el intento de China de establecerse como potencia dominante en el Pacífico Occidental, sin poner en peligro sus intereses residuales en Oriente Medio.

Pero para tener éxito, esta nueva coalición de equilibrio necesita tener acceso a armas avanzadas, y necesita producirlas de forma autónoma o adquirirlas de diversos proveedores para no ser rehén de la política interna de Estados Unidos. Aquí es donde entra el acuerdo de cooperación militar ruso-saudí. Y por eso es coherente con los intereses básicos de Washington en la región.

Pero, ¿qué pasa con la perspectiva de una mayor implicación rusa en la región? ¿No debería esto preocupar a Washington? En una palabra, no. El interés y las ambiciones rusas en la región no amenazan ni los intereses de Estados Unidos ni la evolución del equilibrio de poder. De hecho, todo lo contrario.

Los intereses rusos en la región son importantes, pero en realidad son bastante limitados. Incluyen el deseo de vender más armas a la región por razones económicas, la apuesta por seguir siendo relevante en regiones importantes del mundo y la necesidad de una relativa tranquilidad en Oriente Medio, tanto para evitar que los conflictos regionales se extiendan al espacio de seguridad de Rusia como para facilitar las relaciones comerciales más amplias de Moscú con la región. También están relacionados con los esfuerzos rusos por configurar el mercado energético mundial de forma favorable a Moscú. Todo ello confluye en el interés por la evolución de un orden regional estable en Oriente Medio, que no esté dominado ni por Irán ni por Estados Unidos ni por nadie más. La versión preferida por Moscú de dicho orden implicaría un ambicioso acuerdo de “seguridad colectiva” en el Golfo, que implicaría esfuerzos de colaboración para resolver el conflicto fundamental de la región y mantener la paz y la seguridad internacionales. Pero no hay razón para creer que no se conformaría con un equilibrio de poder menos institucionalizado en la región, siempre que dicho equilibrio sirviera a sus intereses.

Visto así, ni el acuerdo saudí-ruso ni la mayor participación de Rusia en la región son motivo de preocupación. De hecho, si los intereses de Estados Unidos consisten en evitar la aparición de un hegemón regional en lo que sigue siendo una parte importante del mundo, entonces este acuerdo -incluso si incluye lo que equivale a poco más que una presencia rusa marginalmente reforzada en la región- debería ser bienvenido en Washington.

Que lo sea o no es otra cuestión.


Andrew Latham es profesor de Relaciones Internacionales en el Macalester College, especializado en la política de conflictos y seguridad internacionales. Imparte cursos sobre seguridad internacional, política exterior china, guerra y paz en Oriente Medio, seguridad regional en la región indo-pacífica y las guerras mundiales.

Fuente: 19fortyfive

Deja una respuesta

4 + tres =