¿Pesadilla nuclear? El misil hipersónico Avangard de Rusia está a punto de funcionar

Por: Michael Peck

El misil hipersónico Avangard está a punto de entrar en funcionamiento. “Este sistema de misiles estará en alerta de combate en diciembre de 2019”, anunció el Ministerio de Defensa de Rusia.

Una fuente de la industria de la defensa dijo “que los dos primeros misiles balísticos intercontinentales (ICBM) UR-100N UTTKh equipados con el vehículo Avangard de propulsión de planeadores nucleares se pondrían en servicio de combate experimental a finales de noviembre y principios de diciembre en la división Dombarovsky de la Fuerza de Misiles Estratégicos”, según la agencia de noticias rusa TASS.

TASS también señaló que otra fuente de la industria de defensa dijo en octubre de 2018 que “dos regimientos de Avangard con seis misiles basados en silos cada uno debían asumir tareas de combate en Rusia”. Y en diciembre de 2018, Sergei Karakayev, jefe de la Fuerza de Misiles Estratégicos, dijo que Avangard será desplegado con la división de misiles Dombarovsky en la región de Orenburgo en 2019. Orenburg es una ciudad en el suroeste de Rusia, cerca de la frontera con Kazajstán.

El Avangard es un sistema con armas nucleares que viaja a una velocidad hipersónica (superior a Mach 5). El planeador desciende a la atmósfera sobre un ICBM y llega a su objetivo con tal velocidad que será difícil interceptar el arma.

“El vehículo es capaz de volar a más de 20 veces la velocidad del sonido en las densas capas de la atmósfera, maniobrando por su trayectoria de vuelo y su altitud y rompiendo cualquier defensa antimisiles”, dijo TASS. Esa última parte es clave: esta es la respuesta de Moscú a la defensa con misiles balísticos de Estados Unidos, que ha avivado los temores del Kremlin de que Estados Unidos intente neutralizar la fuerza disuasoria nuclear de Rusia.

Coincidentemente o no, Rusia también acaba de mostrar Avangard a los inspectores de Estados Unidos, tal como lo exigen las disposiciones del Nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas, o Nuevo START. “A un grupo de inspección estadounidense se le mostró el sistema de misiles Avangard con el vehículo hipersónico de impulso y deslizamiento en el territorio de Rusia del 24 al 26 de noviembre de 2019”, dijo el Ministerio de Defensa, que dijo que permitía la inspección para mantener el tratado “viable y efectivo”.

El nuevo START, que limita el número y tipo de armas nucleares que poseen Estados Unidos y Rusia, fue firmado en 2010 bajo la administración de Obama y expirará en febrero de 2020. Aunque la administración Trump aún no ha decidido si renovará o retirará el acuerdo, sí se retiró formalmente del tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) este año. El acuerdo INF, firmado en 1987 por la administración Reagan, tuvo como resultado que Estados Unidos y Rusia redujeran drásticamente sus arsenales de misiles de crucero, así como de misiles balísticos de corto y mediano alcance.

La retirada de Estados Unidos del acuerdo de la INF ha despertado el temor de que Washington y Moscú revivan la costosa y peligrosa carrera de armamentos nucleares de la Guerra Fría. Al mismo tiempo, Rusia ha estado desarrollando un popurrí de exóticas, e incluso extrañas, “armas milagrosas” como el Avangard, el torpedo robot de armas termonucleares Poseidón y un misil de crucero de propulsión nuclear.

Con un arsenal de 528 ICBM terrestres y submarinos, además de armas nucleares en bombarderos, Rusia ya parece tener una capacidad nuclear inmensamente poderosa. En ese sentido, Avangard no añade mucho, a menos que Estados Unidos pueda desarrollar un sistema de defensa antimisiles balísticos que pueda detener a cientos de ICBM. Hasta ahora, las defensas de misiles de Estados Unidos sólo se han centrado en interceptar un puñado de misiles ICBM lanzados por una pequeña potencia como Corea del Norte.

Fuente: National Interest

Deja una respuesta