Informantes en Irak y Siria ayudaron a EEUU a matar a Soleimani

Por: Reuters / En: Jpost / Traducción de Noticias de Israel

El general iraní Qasem Soleimani llegó al aeropuerto de Damasco en un vehículo con cristales de color oscuro. Cuatro soldados de la Guardia Revolucionaria de Irán iban con él. Se estacionaron cerca de una escalera que conduce a un Airbus A320 de Cham Wings, con destino a Irak.

Ni Soleimani ni los soldados estaban registrados en el manifiesto de pasajeros, según un empleado de la aerolínea Cham Wings que describió la escena de su salida de la capital siria a Reuters. Soleimani evitó usar su avión privado debido a la creciente preocupación por su propia seguridad, dijo una fuente de seguridad iraquí con conocimiento de los arreglos de seguridad de Soleimani.

El vuelo de pasajeros sería el último de Soleimani. Los cohetes disparados desde un avión no tripulado de Estados Unidos lo mataron al salir del aeropuerto de Bagdad en un convoy de dos vehículos blindados. También murió el hombre que lo recibió en el aeropuerto: Abu Mahdi Muhandis, subjefe de las Fuerzas de Movilización Popular de Irak (PMF), el grupo que agrupa a las milicias del país.

La investigación iraquí sobre los ataques que mataron a los dos hombres el 3 de enero comenzó minutos después del ataque estadounidense, dijeron a Reuters dos funcionarios de seguridad iraquíes. Los agentes de Seguridad Nacional sellaron el aeropuerto e impidieron la salida de decenas de miembros del personal de seguridad, entre ellos policías, funcionarios de pasaportes y agentes de inteligencia.

Los investigadores se han centrado en la forma en que los presuntos informantes dentro de los aeropuertos de Damasco y Bagdad colaboraron con el ejército de EE.UU. para ayudar a rastrear y señalar la posición de Soleimani, según las entrevistas de Reuters con dos funcionarios de seguridad con conocimiento directo de la investigación de Irak, dos empleados del aeropuerto de Bagdad, dos oficiales de policía y dos empleados de la aerolínea siria Cham Wings Airlines, una aerolínea comercial privada con sede en Damasco.

La investigación está dirigida por Falih al-Fayadh, quien se desempeña como Asesor de Seguridad Nacional de Iraq y jefe de la PMF, el organismo que coordina con las milicias iraquíes, en su mayoría chiítas, muchas de las cuales están respaldadas por Irán y tienen estrechos vínculos con Soleimani.

Los investigadores de la agencia de Seguridad Nacional tienen “fuertes indicios de que una red de espías dentro del aeropuerto de Bagdad estuvo involucrada en la filtración de detalles de seguridad delicados” a la llegada de Soleimani a Estados Unidos, dijo a Reuters uno de los oficiales de seguridad iraquí.

Entre los sospechosos se encuentran dos empleados de seguridad del aeropuerto de Bagdad y dos empleados de Cham Wings – “un espía en el aeropuerto de Damasco y otro que trabaja a bordo del avión”, dijo la fuente. Los investigadores de la agencia de Seguridad Nacional creen que los cuatro sospechosos, que no han sido arrestados, trabajaban como parte de un grupo más amplio de personas que proporcionaban información al ejército estadounidense, dijo el funcionario.

Los dos empleados de Cham Wings están siendo investigados por la inteligencia siria, dijeron los dos oficiales de seguridad iraquíes. La Dirección General de Inteligencia de Siria no respondió a una solicitud de comentarios. En Bagdad, los agentes de Seguridad Nacional están investigando a los dos trabajadores de seguridad del aeropuerto, que forman parte del Servicio de Protección de Instalaciones de la nación, dijo uno de los oficiales de seguridad iraquí.

“Las conclusiones iniciales del equipo de investigación de Bagdad sugieren que la primera pista sobre Soleimani vino del aeropuerto de Damasco”, dijo el funcionario. “El trabajo de la célula del aeropuerto de Bagdad era confirmar la llegada del objetivo y los detalles de su convoy”.

La oficina de medios de comunicación de la Agencia de Seguridad Nacional de Iraq no respondió a las solicitudes de comentarios. La misión del Iraq ante las Naciones Unidas en Nueva York no respondió a una solicitud de comentarios.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos se negó a comentar si los informantes de Irak y Siria desempeñaron un papel en los ataques. Funcionarios estadounidenses, hablando bajo condición de anonimato, dijeron a Reuters que Estados Unidos había estado siguiendo de cerca los movimientos de Soleimani durante los días previos al ataque, pero declinaron decir cómo los militares señalaron su ubicación la noche del ataque.

Un gerente de Cham Wings en Damasco dijo que a los empleados de la aerolínea se les prohibió hacer comentarios sobre el ataque o la investigación. Un portavoz de la Autoridad de Aviación Civil de Irak, que opera los aeropuertos de la nación, declinó hacer comentarios sobre la investigación pero la calificó de rutinaria después de “tales incidentes que incluyen a funcionarios de alto perfil”.

El avión de Soleimani aterrizó en el aeropuerto de Bagdad alrededor de las 12:30 a.m. el 3 de enero, según dos funcionarios del aeropuerto, citando imágenes de sus cámaras de seguridad. El general y sus guardias salieron del avión por una escalera directamente a la pista, pasando por la aduana. Muhandis se encontró con él fuera del avión, y los dos hombres subieron a un vehículo blindado que estaba esperando. Los soldados que custodiaban al general se amontonaron en otro vehículo blindado, dijeron los funcionarios del aeropuerto.

Mientras los oficiales de seguridad del aeropuerto miraban, los dos vehículos se dirigieron a la carretera principal que sale del aeropuerto, dijeron los oficiales. Los dos primeros cohetes estadounidenses alcanzaron el vehículo que transportaba a Soleimani y Muhandis a las 12:55 a.m. El SUV que llevaba su seguridad fue alcanzado segundos después.

Como comandante de la fuerza de élite de la Guardia Revolucionaria, Soleimani dirigió operaciones clandestinas en países extranjeros y fue una figura clave en la larga campaña de Irán para expulsar a las fuerzas estadounidenses de Irak. Pasó años dirigiendo operaciones encubiertas y cultivando a los líderes de las milicias en Irak para extender la influencia de Irán y luchar contra los intereses de Estados Unidos. Reuters informó el sábado que, a partir de octubre, Soleimani había lanzado en secreto un aumento de los ataques a las fuerzas estadounidenses estacionadas en Irak y equipado a las milicias iraquíes con armamento sofisticado para llevarlos a cabo.

El ataque al general provocó una amplia indignación y votos de venganza en Irán, que respondió el miércoles con un ataque con misiles a dos bases militares iraquíes que albergan tropas estadounidenses. Ningún norteamericano ni iraquí resultó muerto o herido en el ataque.

En las horas posteriores al ataque, los investigadores analizaron todas las llamadas y mensajes de texto recibidos por el personal del turno de noche del aeropuerto en busca de quién podría haber avisado a Estados Unidos sobre los movimientos de Soleimani, dijeron los funcionarios de seguridad iraquíes. Los agentes de Seguridad Nacional llevaron a cabo interrogatorios de horas de duración con empleados de la seguridad del aeropuerto y de Cham Wings, dijeron las fuentes. Un trabajador de seguridad dijo que los agentes lo interrogaron durante 24 horas antes de liberarlo.

Durante horas, lo interrogaron sobre con quién había hablado o enviado un mensaje de texto antes de que el avión de Soleimani aterrizara -incluyendo cualquier “petición extraña” relacionada con el vuelo de Damasco- y confiscaron su teléfono móvil.
“Me hicieron un millón de preguntas”, dijo.

Deja una respuesta