El Coronavirus podría reformar el orden mundial

La participación de China en el mercado de antibióticos de los Estados Unidos es de más del 95 por ciento, y la mayoría de los ingredientes no se pueden fabricar en el país.

Kurt M. Campbell, presidente y CEO del Grupo de Asia

Con cientos de millones de personas actualmente aisladas en todo el mundo, la nueva pandemia de coronavirus se ha convertido en un acontecimiento verdaderamente mundial. Y aunque sus implicaciones geopolíticas deben considerarse secundarias a las cuestiones de salud y seguridad, esas implicaciones pueden, a largo plazo, resultar igual de consecuentes, especialmente cuando se trata de la posición global de los Estados Unidos. Los órdenes mundiales tienen tendencia a cambiar gradualmente al principio y luego todos a la vez. En 1956, una intervención fallida en Suez puso al descubierto la decadencia del poderío británico y marcó el fin del reinado del Reino Unido como potencia mundial. Hoy en día, los responsables políticos de los Estados Unidos deberían reconocer que, si los Estados Unidos no se levantan para cumplir con el momento, la pandemia de coronavirus podría marcar otro “momento de Suez”.

Está claro para todos, excepto para los partisanos más cegados, que Washington ha estropeado su respuesta inicial. Los pasos en falso de instituciones clave, desde la Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional hasta los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), han socavado la confianza en la capacidad y competencia del gobierno de los Estados Unidos. Las declaraciones públicas del presidente Donald Trump, ya sean discursos del Despacho Oval o tuits de madrugada, han servido en gran medida para sembrar la confusión y propagar la incertidumbre. Tanto el sector público como el privado han demostrado estar mal preparados para producir y distribuir los instrumentos necesarios para el ensayo y la respuesta. Y a nivel internacional, la pandemia ha amplificado los instintos de Trump de actuar por su cuenta y ha puesto de manifiesto lo poco preparado que está Washington para liderar una respuesta mundial.

La condición de los Estados Unidos como líder mundial en los últimos siete decenios se ha basado no sólo en la riqueza y el poder, sino también, e igualmente importante, en la legitimidad que dimana de la gobernanza interna de los Estados Unidos, la provisión de bienes públicos mundiales y la capacidad y la voluntad de reunir y coordinar una respuesta mundial a las crisis. La pandemia del coronavirus está poniendo a prueba los tres elementos del liderazgo de los Estados Unidos. Hasta ahora, Washington está fallando en la prueba.

Mientras Washington vacila, Beijing se está moviendo rápida y hábilmente para aprovechar la apertura creada por los errores de los EE.UU., llenando el vacío para posicionarse como el líder mundial en la respuesta a la pandemia.

Está trabajando para promocionar su propio sistema, proporcionar asistencia material a otros países, e incluso organizar otros gobiernos. Es difícil exagerar el puro descaro de la jugada de China. Después de todo, fueron los propios pasos en falso de Beijing -especialmente sus esfuerzos al principio para encubrir la gravedad y la propagación del brote- los que ayudaron a crear la misma crisis que ahora aflige a gran parte del mundo. Sin embargo, Beijing entiende que, si se le considera líder, y a Washington se le considera incapaz o no dispuesto a hacerlo, esta percepción podría alterar fundamentalmente la posición de los Estados Unidos en la política mundial y la competencia por el liderazgo en el siglo XXI.

SE COMETIERON ERRORES

Inmediatamente después del brote del nuevo coronavirus, que causa la enfermedad ahora conocida como COVID-19, los pasos en falso de los líderes chinos echaron por tierra el prestigio mundial de su país. El virus se detectó por primera vez en noviembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, pero los funcionarios no lo revelaron durante meses e incluso castigaron a los médicos que lo notificaron por primera vez, desperdiciando un tiempo precioso y retrasando por lo menos cinco semanas las medidas que educarían al público, detendrían los viajes y permitirían la realización de pruebas generalizadas. Incluso cuando surgió la escala completa de la crisis, Beijing controló estrictamente la información, evitó la asistencia de los CDC, limitó los viajes de la Organización Mundial de la Salud a Wuhan, probablemente no se contaron las infecciones y muertes, y alteró repetidamente los criterios de registro de nuevos casos de COVID-19, tal vez en un esfuerzo deliberado por manipular el número oficial de casos.

A medida que la crisis empeoraba en enero y febrero, algunos observadores especularon que el coronavirus podría incluso socavar el liderazgo del Partido Comunista Chino. Fue llamado el “Chernobyl” de China; el Dr. Li Wenliang – el joven denunciante silenciado por el gobierno que luego sucumbió a las complicaciones del COVID-19 – fue comparado con el “hombre tanque” de la Plaza de Tiananmen.

Sin embargo, a principios de marzo, China estaba reclamando la victoria. Se atribuyó a las cuarentenas masivas, a la interrupción de los viajes y al cierre completo de la mayor parte de la vida cotidiana en todo el país el haber contenido la marea; las estadísticas oficiales, tal como están, informaban de que los nuevos casos diarios habían caído en un solo dígito a mediados de marzo, en comparación con los cientos de principios de febrero. Para sorpresa de la mayoría de los observadores, el líder chino Xi Jinping -que había estado inusualmente callado en las primeras semanas- comenzó a ponerse directamente en el centro de la respuesta. Este mes, visitó personalmente a Wuhan.

Aunque la vida en China aún no ha vuelto a la normalidad (y a pesar de las continuas preguntas sobre la exactitud de las estadísticas de China), Pekín está trabajando para convertir estos primeros signos de éxito en una narrativa más amplia que se transmitirá al resto del mundo, una que haga de China el actor esencial en una próxima recuperación global, al mismo tiempo que elimina su anterior mala gestión de la crisis.

Una parte crítica de esta narrativa es el supuesto éxito de Beijing en la lucha contra el virus. Un flujo constante de artículos de propaganda, tuits y mensajes públicos, en una amplia variedad de idiomas, proclama los logros de China y pone de relieve la eficacia de su modelo de gobierno interno. “La fuerza, la eficiencia y la rapidez de China en esta lucha ha sido ampliamente aclamada”, declaró el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian. China, añadió, estableció “una nueva norma para los esfuerzos mundiales contra la epidemia”. Las autoridades centrales han instituido un estricto control de la información y la disciplina en los órganos del Estado para sofocar las narraciones contradictorias.

Estos mensajes se ven favorecidos por el contraste implícito con los esfuerzos para combatir el virus en Occidente, en particular en los Estados Unidos: el fracaso de Washington en producir un número adecuado de equipos de prueba, lo que significa que los Estados Unidos han realizado pruebas a relativamente pocas personas per cápita, o el continuo desmontaje por parte de la administración Trump de la infraestructura de respuesta a la pandemia del gobierno de los Estados Unidos. Pekín ha aprovechado la oportunidad narrativa que ofrece el desorden estadounidense, sus medios de comunicación estatales y sus diplomáticos recuerdan regularmente a una audiencia mundial la superioridad de los esfuerzos chinos y critican la “irresponsabilidad e incompetencia” de la “supuesta élite política de Washington”, como lo expresó la agencia de noticias estatal Xinhua en un editorial.

Los funcionarios chinos y los medios de comunicación estatales han insistido incluso en que el coronavirus no surgió de hecho de China -a pesar de las abrumadoras pruebas en su contra- para reducir la culpa de China en la pandemia mundial. Este esfuerzo tiene elementos de una campaña de desinformación al estilo ruso, con el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China y más de una docena de diplomáticos compartiendo artículos de mala procedencia que acusan a los militares estadounidenses de propagar el coronavirus en Wuhan. Estas acciones, combinadas con la expulsión masiva sin precedentes de periodistas de tres importantes periódicos estadounidenses por parte de China, perjudican las pretensiones de liderazgo de este país.

CHINA HACE, EL MUNDO TOMA

Xi entiende que proveer bienes globales puede pulir las credenciales de liderazgo de una potencia en ascenso. Ha pasado los últimos años presionando al aparato de la política exterior de China para que piense más en liderar reformas para la “gobernanza global”, y el coronavirus ofrece una oportunidad para poner esa teoría en acción. Considere las cada vez más publicitadas muestras de asistencia material de China, que incluyen máscaras, respiradores, ventiladores y medicamentos. Al principio de la crisis, China compró y produjo (y recibió como ayuda) grandes cantidades de esos bienes. Ahora está en condiciones de repartirlos a otros.

Cuando ningún Estado europeo respondió al llamamiento urgente de Italia para obtener equipos médicos y de protección, China se comprometió públicamente a enviar 1.000 ventiladores, dos millones de máscaras, 100.000 respiradores, 20.000 trajes de protección y 50.000 equipos de prueba. China también ha enviado equipos médicos y 250.000 máscaras a Irán y ha enviado suministros a Serbia, cuyo presidente calificó la solidaridad europea de “cuento de hadas” y proclamó que “el único país que puede ayudarnos es China”. El cofundador de Alibaba, Jack Ma, ha prometido enviar grandes cantidades de equipos de pruebas y máscaras a los Estados Unidos, así como 20.000 equipos de pruebas y 100.000 máscaras a cada uno de los 54 países de África.

La ventaja de Beijing en asistencia material se ve reforzada por el simple hecho de que gran parte de aquello de lo que el mundo depende para luchar contra el coronavirus está hecho en China. Ya era el principal productor de mascarillas quirúrgicas; ahora, mediante una movilización industrial similar a la de la guerra, ha multiplicado por más de diez la producción de mascarillas, lo que le permite proporcionarlas al mundo. China también produce aproximadamente la mitad de los respiradores N95 que son fundamentales para proteger a los trabajadores de la salud (ha obligado a las fábricas extranjeras de China a fabricarlos y luego a venderlos directamente al gobierno), lo que le proporciona otra herramienta de política exterior en forma de equipo médico. Mientras tanto, los antibióticos son fundamentales para hacer frente a las infecciones secundarias emergentes de COVID-19, y China produce la gran mayoría de los ingredientes farmacéuticos activos necesarios para fabricarlos.

Los Estados Unidos, por el contrario, carecen de la oferta y la capacidad para satisfacer muchas de sus propias demandas, y mucho menos para proporcionar ayuda en zonas de crisis en otros lugares. El panorama es sombrío. Se cree que la Reserva Estratégica Nacional de los Estados Unidos, la reserva nacional de suministros médicos críticos, sólo tiene el uno por ciento de las mascarillas y respiradores y tal vez el diez por ciento de los respiradores necesarios para hacer frente a la pandemia. El resto tendrá que ser compensado con importaciones de China o con un rápido aumento de la fabricación nacional. De manera similar, la participación de China en el mercado de antibióticos de los Estados Unidos es de más del 95 por ciento, y la mayoría de los ingredientes no se pueden fabricar en el país. Aunque Washington ofreció ayuda a China y a otros países al principio de la crisis, ahora es menos capaz de hacerlo, ya que sus propias necesidades crecen; Beijing, en cambio, está ofreciendo ayuda precisamente cuando la necesidad global es mayor.

La respuesta a la crisis, sin embargo, no se limita a los bienes materiales. Durante la crisis del Ébola de 2014-15, los Estados Unidos reunieron y dirigieron una coalición de decenas de países para contrarrestar la propagación de la enfermedad. La administración Trump ha evitado hasta ahora un esfuerzo de liderazgo similar para responder al coronavirus. Incluso ha faltado coordinación con los aliados. Washington parece, por ejemplo, no haber dado a sus aliados europeos ningún aviso previo antes de instituir la prohibición de viajar desde Europa.

China, en cambio, ha emprendido una sólida campaña diplomática para convocar a decenas de países y cientos de funcionarios, generalmente por videoconferencia, a fin de compartir información sobre la pandemia y las enseñanzas de la propia experiencia de China en la lucha contra la enfermedad. Al igual que gran parte de la diplomacia de China, estos esfuerzos de convocatoria se realizan en gran medida a nivel regional o a través de órganos regionales. Incluyen convocatorias con los Estados de Europa central y oriental a través del mecanismo “17 + 1”, con la secretaría de la Organización de Cooperación de Shanghai, con diez Estados insulares del Pacífico y con otras agrupaciones de África, Europa y Asia. Y China se esfuerza por dar publicidad a esas iniciativas. Prácticamente todas las historias en la primera página de sus órganos de propaganda en el extranjero anuncian los esfuerzos de China por ayudar a los diferentes países con bienes e información, al tiempo que subrayan la superioridad del enfoque de Beijing.

CÓMO DIRIGIR

El principal activo de China en su búsqueda de liderazgo mundial -frente al coronavirus y más ampliamente- es la percepción de que la política de los Estados Unidos no es adecuada y está centrada en su interior. Por lo tanto, el éxito final de la búsqueda de China dependerá tanto de lo que ocurra en Washington como de lo que ocurra en Beijing. En la crisis actual, Washington todavía puede cambiar el rumbo si demuestra ser capaz de hacer lo que se espera de un líder: gestionar el problema en casa, suministrar bienes públicos globales y coordinar una respuesta global.

La primera de esas tareas -detener la propagación de la enfermedad y proteger a las poblaciones vulnerables de los Estados Unidos- es muy urgente y se trata en gran medida de una cuestión de gobernanza interna más que de geopolítica. Pero la forma en que Washington lo haga tendrá implicaciones geopolíticas, y no sólo en la medida en que restablezca o no la confianza en la respuesta de los Estados Unidos. Por ejemplo, si el gobierno federal apoya y subvenciona inmediatamente la expansión de la producción nacional de máscaras, respiradores y ventiladores -una respuesta acorde con la urgencia de esta pandemia en tiempos de guerra- salvaría vidas estadounidenses y ayudaría a otros en todo el mundo al reducir la escasez de suministros mundiales.

Si bien los Estados Unidos no pueden actualmente satisfacer las urgentes demandas materiales de la pandemia, su continua ventaja global en las ciencias de la vida y la biotecnología puede ser decisiva para encontrar una solución real a la crisis: una vacuna. El gobierno de los Estados Unidos puede ayudar proporcionando incentivos a los laboratorios y empresas estadounidenses para que emprendan un “Proyecto Manhattan” médico para idear, probar rápidamente en ensayos clínicos y producir en masa una vacuna. Debido a que estos esfuerzos son costosos y requieren inversiones iniciales muy elevadas, la generosa financiación del gobierno y las bonificaciones para una producción de vacunas exitosa podrían marcar la diferencia. Y cabe señalar que, a pesar de la mala gestión de Washington, los gobiernos estatales y locales, las organizaciones sin fines de lucro y religiosas, las universidades y las empresas no están esperando a que el gobierno federal se organice para tomar medidas. Las empresas e investigadores financiados por los Estados Unidos ya están avanzando hacia una vacuna, aunque incluso en el mejor de los casos, pasará algún tiempo antes de que esté lista para su uso generalizado.

Sin embargo, incluso mientras se centra en los esfuerzos en el ámbito nacional, Washington no puede simplemente ignorar la necesidad de una respuesta global coordinada. Sólo un liderazgo fuerte puede resolver los problemas de coordinación global relacionados con las restricciones de viaje, el intercambio de información y el flujo de bienes críticos. Los Estados Unidos han proporcionado con éxito ese liderazgo durante décadas, y deben hacerlo de nuevo.

Ese liderazgo también requerirá cooperar eficazmente con China, en lugar de dejarse consumir por una guerra de relatos sobre quién respondió mejor. Poco se gana si se insiste repetidamente en los orígenes del coronavirus -que ya son ampliamente conocidos a pesar de la propaganda de China- o si se participa en insignificantes intercambios retóricos de ojo por ojo con Beijing. Mientras los funcionarios chinos acusan al ejército estadounidense de propagar el virus y arremeten contra los esfuerzos de los Estados Unidos, Washington debería responder cuando sea necesario, pero, en general, resistir la tentación de poner a China en el centro de sus mensajes sobre el coronavirus. La mayoría de los países que se enfrentan al desafío prefieren ver un mensaje público que destaque la gravedad de un desafío mundial compartido y los posibles caminos a seguir (incluyendo ejemplos exitosos de respuesta al coronavirus en sociedades democráticas como Taiwán y Corea del Sur). Y es mucho lo que Washington y Beijing podrían hacer juntos en beneficio del mundo: coordinar la investigación y los ensayos clínicos de vacunas, así como el estímulo fiscal; compartir información; cooperar en la movilización industrial (en máquinas para producir componentes críticos de respiradores o piezas de respiradores, por ejemplo); y ofrecer asistencia conjunta a otros.

En última instancia, el coronavirus podría incluso servir de llamada de atención, estimulando el progreso en otros desafíos mundiales que requieren la cooperación entre los Estados Unidos y China, como el cambio climático. Ese paso no debería verse -y no lo vería el resto del mundo- como una concesión al poderío chino. Más bien, iría en cierto modo hacia la restauración de la fe en el futuro del liderazgo de EE.UU. En la crisis actual, como en la geopolítica de hoy en día en general, los Estados Unidos pueden hacer el bien haciendo el bien.

Fuente: Por Kurt M. Campbell y Rush Doshi en Foreign Affairs

Deja una respuesta