Ante la ingobernabilidad en EU, China profundiza su coqueteo con Rusia

Bajo la lupa

Alfredo Jalife-Rahme

Occidente padece la pandemia propagandística de sus multimedia, en su fase de posverdad, y oculta, carente de dialéctica analítica, la transcendental postura de China y Rusia, a quienes el Pentágono –sea con Donald Trump, sea con Joe Biden– señala como sus rivales geoestratégicos (https://bit.ly/2L5pVaC).

En la Teoría de juegos de Von Neumann, una partida de tres entidades suele ser más inestable e incierta que una de dos rivales. Ahora en la fase del Covid-19, se acentuó la dinámica de los tremendos errores tanto de la dupla Obama/Hillary como de Trump en su fallido abordaje para cercar a China, a la que arrojaron a los brazos de Rusia.

El editorial de Global Times, portavoz oficioso del Partido Comunista Chino, le perdió todo respeto a Estados Unidos y se va a su yugular debido a su pésimo manejo del Covid-19 (https://bit.ly/3nXREZH). El editorial no está convencido de la eficacia de las vacunas de Estados Unidos, que necesitan pasar todavía la prueba del ácido. Fustiga la postura simplista y superficial de “varios occidentales (sic) en culpar al equipo de Trump por los fracasos de Estados Unidos este año”.

Más allá de que Trump haya perdido la elección presidencial, ganó el apoyo de casi la mitad de los votantes, pero resalta que el mal desempeño de EU no es sólo una marca del equipo de Trump, sino es también el reflejo del fracaso de su sistema político en crisis con la acumulación de problemas distantes en sus operaciones políticas y su carencia de autorreforma que le obliga a embarcarse a los extremos. Juzga que el “supuesto de que el Partido Republicano está totalmente equivocado y el Partido Demócrata posee la capacidad de corregirlo nunca ha existido dentro del diseño (sic) del sistema electoral de EU”.

Su transferencia del poder es testigo de un desorden sin precedente, no visto desde la fundación de EU en 1776, cuando hasta hoy Trump no admite su derrota, y su postura es respaldada por muchos votantes, lo cual “es resultado de una severa (sic) división social” que llevará a la fractura de la moralidad y las reglas: su fracaso deriva de sus profundas cicatrices internas. El feroz editorial concluye que la ruta de los cuatro años venideros será todavía más incierta.

Con motivo de Año Nuevo, el mandarín Xi conversó con el zar Vlady Putin para profundizar la asociación integral estratégica de las dos superpotencias (https://bit.ly/2WVAcco). ¿La muy abstracta asociación estratégica integral de Rusia y China comportará cláusulas secretas?

Rusia no se hace ninguna ilusión con la llegada de Biden al poder, que vislumbra como ominosa para sus intereses cuando el presidente demócrata electo incita en forma retórica a la conformación de una coalición para confrontar a China (https://bit.ly/3htoaQT).

¿Se puede tratar de un engaño cuando Hunter, el hijo de Joe Biden, ha sido imputado por Trump de haber recibido lubricaciones generosas por mil 500 millones de dólares de Pekín? (https://bit.ly/3pyzWfD)?

Biden reclama que “EU necesita modernizar sus prioridades de defensa (sic) para enfrentar los desafíos estratégicos de China y Rusia”, en especial en el ámbito del ciberespacio, “en lugar de continuar a sobreinvertir (sic) en heredados sistemas diseñados para amenazas del pasado”. Biden sentenció que republicanos y demócratas están de acuerdo en la defensa del ciberespacio.

El paleoconservador moderado Pat Buchanan –consultor especial de tres ex presidentes republicanos: Nixon, Ford y Reagan– critica la rusofobia de Biden: “Incapaz de enfrentar a China en la que invirtieron tantas esperanzas (sic), el establishment de EU voltea a Rusia –un país con la décima parte de la población de China y la décima parte de su economía– como su adversario elegido (sic)” cuando el presidente Vladimir Putin puede cumplir bien el papel de villano (https://bit.ly/2L50Xsc).

¿Se atreverá Biden a llevar la escalada del Partido Demócrata y su fake russiagate a una Tercera Guerra Mundial? En dicho escenario, ¿cuál sería el papel de China?

Este incandescente, indecente y piromaniaco escenario equivale a un Armagedón.

alfredojalife.com

Deja una respuesta