Tu boca habla de una posible enfermedad cardíaca

La salud dental es muy importante no solo por sí misma, sino también por la influencia que tiene en la salud del corazón. Es especialmente crucial en la época de la pandemia, cuando muchas clínicas dentales están cerradas y cuesta obtener ayuda médica a tiempo.

Según los estudios, tener una infección dental sin tratar puede aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas hasta 2,7 veces, explicó el dentista británico Richard Marques al periódico Express. Las bacterias que causan la infección se esconden en la placa que se queda en las partes bajas de los dientes cerca de las encías si no se cepilla con cuidado. 

“Esto se debe a que la infección entra en el torrente sanguíneo y viaja al corazón. Las infecciones dentales (como los abscesos dentales) pueden viajar al cerebro (especialmente cuando se trata de molares superiores) debido a la proximidad de las raíces de los dientes a esta zona. Por eso es tan importante el tratamiento oportuno de las infecciones dentales”, destacó Marques. 

Las infecciones dentales también pueden causar palpitaciones cardíacas, ya que el cuerpo está luchando para controlar la infección y el corazón tiene que trabajar más duro para la circulación durante estos tiempos.

Lo contrario también vale. Los problemas cardíacos en sí mismos pueden causar dolor en diferentes áreas como los brazos y el pecho, la cabeza e incluso los dientes.

A lo largo de los años, muchos estudios han descubierto que las personas con enfermedades de las encías tienen más probabilidades de tener también una salud cardíaca deficiente, incluidos los ataques cardíacos.

“Si no se trata, la enfermedad de las encías —periodontitis— puede aumentar el riesgo de todo tipo de problemas de salud incluyendo enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, diabetes e incluso demencia”, advirtió el médico.

Esto se debe una vez más a las bacterias dañinas de la boca o a la infección de la encía que entra en el torrente sanguíneo y afecta al cuerpo, detalló. 

Para la salud oral en general, Marques dio tres consejos

  1. Comer poco azúcar, ya que las bacterias bucales dañinas se alimentan de esta sustancia;
  2. Cepillarse dos veces al día, idealmente con un cepillo de dientes eléctrico pero un buen cepillado manual durante dos o tres minutos también será suficiente para eliminar la placa y las bacterias;
  3. Visitar un dentista e higienista al menos cada seis meses o más a menudo si perteneces a una categoría de riesgo.

Deja una respuesta