Trump dice adiós a la comida chatarra y se pone a dieta

El presidente de EEUU, Donald Trump, conocido por su adicción a las hamburguesas, se vio obligado a optar por alimentos más saludables, informó Bloomberg.

Según el medio, el médico personal del mandatario estadounidense, Ronnie Jackson, advirtió a Trump de que tenía sobrepeso. En realidad, al presidente le faltaban tan solo unos 400 gramos para diagnosticarle obesidad.

De acuerdo con una fuente de la Casa Blanca citada por Bloomberg, el líder estadounidense no come hamburguesas desde hace más de dos semanas.

En vez de eso, Trump —que pesa 108 kilos y mide 190 cm— ha optado por las ensaladas y el pescado y ha reducido los carbohidratos y las grasas, además de excluir de su dieta la carne de vaca y hacer ejercicio diariamente.

El amor por la comida rápida del mandatario llega al extremo de disponer de un botón rojo en el Despacho oval para que le traigan Coca Cola cada vez que lo pulse. Asimismo, fue en un McDonald’s donde celebró su nominación como candidato republicano a las presidenciales de 2016.

Deja una respuesta