Mitos y tabúes menstruales

Innumerables ritos y ceremonias se han erigido alrededor de los días de regla, al igual que severas restricciones y gran cantidad de leyendas sobre los poderes maléficos que una mujer que está menstruando produce en los varones y en el entorno. Entre los tabúes – hoy ya caídos en el olvido – el más riguroso fue el de la prohibición de todo contacto sexual.

Desde el punto de vista médico, algunos sostienen que, realizar la penetración vaginal, podría producir inflamaciones en la uretra del varón; otros sostienen que puede acarrear infecciones uterinas, debido a que cuando entra el semen arrastra bacterias que, al ascender y aprovechando que el cuello del útero está entreabierto, producirían infecciones del endometrio.Lo cierto es que estas infecciones son poco frecuentes y, cuando aparecen, son benignas, salvo que el varón tenga una blenorragia, SIDA o una infección inespecífica seria, pero este es un hecho que contraindica las relaciones sin profiláctico en todos los casos. ¿Existen posibilidades de un embarazo cuando se está menstruando?. Hay que tener en cuenta, que cuando menstrúas, no estás en tus días fértiles, por no estar ovulando, por lo que técnicamente no existe riesgo de embarazo. Sin embargo, hay casos de mujeres con ciclos irregulares, que pueden presentar ovulaciones fuera de tiempo, por lo que en ellas, el riesgo de embarazo, aunque ínfimo, existe, por lo que también, deberán tomar las precauciones del caso si quieren evitar un embarazo no deseado.

A algunos hombres, no les atrae en absoluto tener sexo con una mujer cuando se encuentra menstruando, y a otros, no les incomoda esto, lo mismo para la mujer, las hay quienes la viven como un verdadero martirio, fundamentalmente por la incomodidad y los dolores, determinado esto que no les interese tener un encuentro sexual, y otras en cambio no les modifica en nada estar en “esos días” y hasta es posible que sientan más deseos de tener sexo.

El sexo durante la menstruación puede ser particularmente agradable y placentero. La lubricación de la vagina es muy buena. Hacer el amor frecuentemente durante el período alivia la tensión y en muchos casos ayuda a la mujer a sentirse mejor. La excitación sexual estimula la producción de hormonas con lo cual alivia muchos de los malestares menstruales.

Si a uno o ambos miembros de la pareja no les agrada el contacto genital durante el sangrado, eso no les impide cualquier otro tipo de juego o variante coital; podrían, aprovechando la ocasión, dejar paso a la imaginación y a la creatividad.

No obstante, una higiene previa (externa) y el uso del diafragma pueden resolver la situación ya que la sangre menstrual puede retenerse colocándose el diafragma durante el tiempo de la relación sexual y retirándolo al finalizar el encuentro.

Compartir es apreciar!!

Deja un comentario