¿Por qué no debes lavar el pollo o el pavo antes de cocinarlo?

Las fiestas de Navidad y Año Nuevo están a la vuelta de la esquina y seguro ya tienes listas tus mejores recetas para darte y darle a tus invitados un verdadero festín que deje a sus paladares más que satisfechos. Y si como uno de tus opciones de plato fuerte está el pavo, aquí te decimos por qué no debes lavar el pavo antes de cocinarlo… 

Tal y como lo lees. Si toda la vida has lavado el pavo antes de cocinarlo, has cometido un gran error, ¿la razón? Toma nota, te quedarás con la boca abierta y con las mínimas ganas de volverlo a hacer.

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, lavar el pavo antes de cocinarlo puede propagar los gérmenes hacia el fregadero, esto sin omitir que dichos gérmenes pueden invadir a los otros alimentos y condimentos que usemos para la preparación del pavo. 

Dichos gérmenes, según los expertos, se encuentran en las aves de corral sanas como es el caso del pavo, y pueden causar graves enfermedades en las personas que los consumen. 

¿Qué enfermedades puede causar el pavo al lavarlo? 

Los gérmenes y bacterias que se propagan al lavar el pavo pueden causar, de acuerdo con Mindy Brashears, Funcionaria de Seguridad Alimentaria del Departamento de Agricultura de Estados Unidos, pueden provocar enfermedades como salmonelosis y campylobacter. 

Medidas para evitar la propagación de bacterias al cocinar pavo:

Existen algunas medidas simples que te ayudarán a reducir el riesgo de la propagación de bacterias del pavo mientras lo cocinas

  1. Lo primero que debes hacer es descongelar el pavo, pasándolo del congelador al refrigerador, no dejándolo al aire libre
  2. No laves el pavo antes de cocinarlo y procura no tener mayor contacto con él antes de hornearlo, pues las bacterias podrían incluso llegar a tu ropa o quedarse en tus manos y de ahí propagarse. 
  3. Asegúrate de hornear el pavo el tiempo que marca tu receta, para evitar que quede crudo y aumente el riesgo de la propagación de bacterias y gérmenes. 
  4. Cocina el relleno de manera paralela y no adentro del pavo, para no darle libre paso a las bacterias. 

Además de estas simples medidas, recuerda lavar tus manos con frecuencia, así como los cuchillos, tablas, moldes y demás herramientas de cocina que utilices en la preparación del pavo. 

Ahora que ya sabes por qué no debes lavar el pavo antes de cocinarlo, sigue estos sencillos consejos y a cocinar el pavo más exquisito esta Navidad. ¡A chuparse los dedos sin miedo a enfermarte! 

Felices fiestas y saborea esa receta de pavo que ya es un clásico culinario en tu familia de generación en generación cada Navidad.  

Salud180

Compartir es apreciar!!

Deja un comentario