Las señales de alerta para saber si eres adicta a las comidas

Si bien no es unánime en la comunidad científica, el concepto de adicción a la comida gana cada vez más apoyo entre los expertos. Algunos comportamientos relacionados a la alimentación podrían indicar la existencia de este trastorno psicológico.

Diversos experimentos, llevados a cabo tanto en animales como en humanos, mostraron que, en algunos casos, los alimentos activan los mismos centros de recompensa y placer del cerebro que las drogas adictivas. La reacción es observada principalmente durante el consumo de alimentos ricos en azúcar, grasa y sal.

A través de sus redes sociales, la endocrinóloga rusa Zukhja Pavlova habló acerca de la adicción alimentaria y nombró algunas señales de alerta a las que las personas deben estar atentas. Según la especialista, si una persona presenta al menos tres de ellas, es recomendable buscar la ayuda de un profesional.

Una persona que tiene este tipo de trastorno alimentario está constantemente pensando en la comida, de acuerdo con la médica. Además, siempre tiene ganas de comer algo, sin importar la hora del día o su humor.

Pavlova puso de relieve que uno de los pasatiempos preferidos de las personas adictas a la comida es ir a restaurantes y a cafés, algo directamente relacionado a la ingesta de alimentos.

Otra señal de que la relación con la comida no es saludable es una relación entre el estado de ánimo y la comida. Si después de comer, la persona se pone muy alegre y, por otro lado, si se vuelve irritable con la menor sensación de hambre, es posible que exista una tendencia a la adicción a la comida.

La médica también considera que el sentimiento de culpa después de ingerir alimentos es un síntoma claro de problemas psicológicos relacionados a la comida.

Comer compulsivamente es considerado por muchos expertos una adicción comportamental, es decir, un hábito que escapa al control de la persona, igual que la adicción a las compras o al juego. Las personas adictas a la comida a menudo siguen comiendo excesivamente pese a las consecuencias negativas de sus acciones. Además, no es raro que tengan problemas para detener su comportamiento, incluso si lo desean o lo han intentado muchas veces.

La ayuda de un profesional es esencial para diagnosticar y tratar la adicción a la comida. Para volver a establecer una relación saludable con los alimentos es recomendable buscar un psicólogo, subrayó Pavlova.

Sputnik

Deja una respuesta