¿La desigualdad en las vacunas provocó la aparición de la variante Ómicron?

PARÍS (AFP) – En octubre de 2020, mientras los científicos de todo el mundo se apresuraban a desarrollar una vacuna para luchar contra el COVID-19, el líder de la Organización Mundial de la Salud advirtió contra el nacionalismo vacunal que se avecinaba.

En un discurso en vídeo, Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo entonces que la única manera de vencer la pandemia era asegurándose de que los países más pobres tuvieran un acceso justo a la vacuna.

“Cuando tenemos una vacuna eficaz, también debemos utilizarla eficazmente”, dijo.

“Y la mejor manera de hacerlo es vacunar a algunas personas en todos los países en lugar de a todas las personas en algunos países. El nacionalismo vacunal prolongará la pandemia, no la acortará”.

Más de un año después, la desigualdad de las vacunas es innegable.

Países ricos como Francia y Japón han administrado al menos una dosis a más del 75% de su población.

En Sudáfrica -donde se detectó por primera vez la variante Ómicron- sólo se ha vacunado a una cuarta parte de la población. Y es una de las tasas de inoculación más altas del continente.

Pero, ¿es la desigualdad en la vacunación la razón de la aparición de Ómicron?

Los expertos franceses encargados de informar la respuesta pandémica de su gobierno dicen que Omicron probablemente provino de un paciente con un sistema inmunológico deprimido y es el resultado de una larga línea de mutaciones que se acumularon durante una infección crónica.

Pero, venga de donde venga, su propagación habría sido “más lenta cuanto más alta fuera la inmunidad de la población circundante”, declaró a la AFP Arnaud Fontanet, miembro del consejo científico y epidemiólogo del Instituto Pasteur.

“Se puede imaginar que el crecimiento del virus durante las epidemias incontroladas crea más oportunidades para que surjan variantes”, dijo.

Conmocionar al mundo

“Me gustaría que esta nueva preocupación sacudiera al mundo para que se diera cuenta de la importancia de vacunar a la gente a escala global”, dijo Fontanet.

“El planeta sólo estará a salvo cuando logremos un nivel de inmunidad global que limite significativamente la propagación y las oportunidades de que surjan nuevas variantes”, dijo.

La OMS volvió a dar la voz de alarma sobre la desigualdad de las vacunas en septiembre, cuando los países con abundantes recursos empezaron a considerar las vacunas de refuerzo para los adultos vacunados y otros consideraron las vacunas para los niños.

Desde la sede de la OMS en Ginebra, Tedros hizo un llamamiento a los países para que eviten dar dosis adicionales de COVID hasta finales de año, señalando los millones de personas en todo el mundo que aún no han recibido ni una sola dosis.

“No me quedaré callado cuando las empresas y los países que controlan el suministro mundial de vacunas piensen que los pobres del mundo deben conformarse con las sobras”, dijo.

Un sistema mundial de reparto de vacunas llamado Covax, liderado por la OMS y la alianza de vacunas Gavi, entre otros, tiene como objetivo suministrar a 92 países de ingresos bajos y medios vacunas financiadas por los estados ricos.

Covax dice que ha logrado administrar 500 millones de dosis en 144 países y territorios, y el lunes, el presidente chino Xi Jinping prometió mil millones de dosis de vacunas a África mediante donaciones o subvenciones para la producción local.

Pero en una declaración conjunta el lunes, el African Vaccine Acquisition Trust, los Centros Africanos para el Control y la Prevención de Enfermedades y Covax dijeron que la calidad de las donaciones debe mejorar.

La mayoría de las donaciones hasta la fecha han sido ad hoc, proporcionadas con poca antelación y de corta duración”, dijeron.

“Esto ha dificultado enormemente a los países la planificación de las campañas de vacunación y el aumento de la capacidad de absorción”.

Fontanet está de acuerdo.

“Vacunar al mundo no es sólo una cuestión de dosis”, dice.

“Tenemos que apoyar los sistemas sanitarios frágiles y trabajar para convencer a la gente de que se vacune”.

Seguir la ciencia

Ahora que se ha identificado el Omicron, los países están tomando medidas para evitar su propagación, prohibiendo los vuelos desde el sur de África, donde parece haberse originado.

Japón e Israel están cerrando sus fronteras.

Pero los epidemiólogos afirman que estos gestos tan amplios no vienen al caso.

Si le preocupa el riesgo de contraer Ómicron, vacúnese si aún no lo ha hecho”, tuiteó el domingo la viróloga estadounidense Angela Rasmussen.

“Siga tomando otras precauciones. Y más que nada, sigan la ciencia y aboguen por una salud global colaborativa. Las prohibiciones de viajar no servirán de [improperio]. Las vacunas y la equidad sanitaria global SÍ lo harán”.

Deja una respuesta

10 − 1 =