Kim Jong-un lleva a Singapur hasta su propio inodoro por asunto de seguridad

El líder norcoreano, Kim Jong-un, mantiene a su alrededor extremados controles de seguridad siempre que viaja al extranjero. Entre las medidas figura la de llevar siempre consigo su propio inodoro, ya que sus enemigos podrían hacerse con sus heces y conocer detalles de su estado de salud, según publica el periódico surcoreano Chosun.

El retrete del Líder Supremo lo habría acompañado también a Singapur, donde aterrizó el 11 de junio a bordo de un avión para reunirse con el presidente estadounidense, Donald Trump. Y ello a pesar de que se hospeda en uno de los mejores hoteles de cinco estrellas del mundo, el St. Regis. El inodoro impedirá a los buzos de aguas residuales —de las alcantarillas— recopilar información cuando evacúe.

“Un avión de transporte IL-76 fue el primero en llegar a Singapur (…) con un inodoro portátil que evitará que determinados buzos de aguas residuales accedan a las heces del Líder Supremo”, escribe el periódico.

La noticia sobre la particular medida de seguridad ya había surgido en 2015, cuando la agencia surcoreana Daily-NK afirmó que uno de los vehículos de su extenso séquito iba equipado con un excusado personalizado.El detalle del retrete del norcoreano salió a la luz por primera vez en abril en The Washington Post, cuando un exoficial de la Guardia de Corea del Norte que acabó desertando a Corea del Sur, Lee Yun-keol, afirmaba que Kim Jong-un jamás utilizaba servicios públicos.

Que llegase a Singapur a bordo de un avión ya resultó ser sorprendente dadas las reticencias a volar que siempre mostró el líder norcoreano y que parecieron heredadas de su padre, Kim Jong-Il, quien también prefería otros medios de transporte.

La seguridad con la que el líder norcoreano se rodea dejó un vídeo para la posteridad: el de una docena de guardaespaldas siguiendo al trote a una limusina cargada con un blindaje de cuatro toneladas durante la reunión de los líderes de las dos Coreas en 27 de abril.

Deja una respuesta