El orgasmo que (casi) nada tiene que ver con el sexo: el ASMR

El 98% de las personas que lo experimentan lo usan para relajarse

Raquel García

¿Has oído hablar del orgasmo cerebral? Desde hace unos meses este fenómeno ha acaparado la atención de los medios y ha congregado a millares de seguidores en las redes sociales. Pero, ¿qué es exactamente el orgasmo cerebral?

Este fenómeno, que surge como respuesta a determinados estímulos sensoriales de situaciones cotidianas, se llama respuesta sensorial meridiana autónoma o ASMR (por sus siglas en inglés) y –según los expertos- se manifiesta como una sensación de cosquilleo en el cuero cabelludo y puede llegar extenderse desde la nuca hasta la columna vertebral.

Aunque todavía no existen resultados científicos concluyentes sobre por qué ocurre, algunos estudios apuntan a que se debe a una liberación de hormonas relacionadas con el estado anímico. En concreto endorfinas, que producen felicidad, oxitocina. que contribuye a crear un estado de bienestar y calidez, y serotonina, que mantiene en equilibrio el estado de ánimo.

No todo el mundo lo experimenta y quienes lo hacen acostumbran a descubrirlo por accidente durante la niñez, entre los cinco y los diez. Aunque también puede ocurrir durante la edad adulta, ya sea de forma natural o inducida. Algunos detonantes, según un estudio de la Universidad de Swansea (Reino Unido), pueden ser los susurros, los crujidos, los movimientos lentos y, aunque son una minoría, algunas personas lo sienten al escuchar aviones o aspiradoras.

El ASMR puede parecerse mucho a la sensación que experimentamos cuando llegamos al clímax durante el sexo, de aquí que reciba el nombre coloquial de ‘orgasmo cerebral’. Y, aunque algunas personas se lo inducen para sentir placer sexual, esta investigación concluye que este no es su único fin.

Su principal fin es la relajación. Así lo mostraron los resultados del estudio en el que un 98% de las personas participaron aseguraron que experimentan esta sensación la usan para relajarse. Un 82% coincidió en que lo hacían para ayudar a conciliar el sueño y solo un 5% decretó que utiliza el ASMR como simulación sexual.

El ASMR se produce por la liberación de endorfinas, que producen felicidad, oxitocina. que contribuye a crear un estado de bienestar y calidez, y serotonina, que mantiene en equilibrio el estado de ánimo”

Los expertos creen que este fenómeno puede llegar a tener aplicaciones terapéuticas gracias a la capacidad de relajación que crea sin uso de productos farmacéuticos. Los participantes, en su mayoría, aseguraban experimentar una mejora de su estado de humor y en otros casos sentían un descenso del dolor crónico que sufrían.

Para aquellos que buscan experimentar con este fenómeno, el doctor de Ciencias Biofarmacéuticas e investigador del ASMR, Craig Richard, recomienda exponerse a una gran variedad de estímulos para acabar encontrado el que más complazca a la persona. Con este objetivo, se han creado distintos canales en Youtube, como GentleWhispering o MassageASMR, que ayudan a provocar esta sensación.

“El principal fin del ASMR es el de relajarse”

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta