Siguen lloviendo denuncias de filtraciones y vicios de construcción en Ciudad Juan Bosch

El Proyecto de viviendas “Ciudad Juan Bosch”, donde el Gobierno en alianza con el sector privado construyen viviendas sigue en el ojo del huracán por las insistentes quejas de decenas de propietarios que denuncian filtraciones en los techos, mala calidad en los materiales de construcción, inundaciones de apartamentos e incumplimiento de contratos.

Además, denuncian que muchos propietarios han sido engañados por compañías constructoras que no han cumplido con lo acordado en los contratos de venta y cuando reclaman sus derechos la respuesta es que “eso lo vamos a resolver en un par de semanas, transcurren tres, cuatro y cinco meses no se resuelven los problemas”.

Otro inconveniente es, según los denunciantes, que las juntas de vecinos son inoperantes y no responden a intereses de los adquirientes de apartamentos, sino “a otros intereses ajenos”. Con el gas licuado de petróleo ha surgido un conflicto porque, según las denuncias, “ese es uno de los compromisos que han violentado algunas de las constructoras”.

La señora Consuelo Romero comentó que “ahora nos comunican que para instalar el gas común en el apartamento debemos pagar 8,000 pesos, cuando la realidad es que en el contrato de venta ellos asumieron ese compromiso y no han cumplido. Entendemos que el Gobierno debe ordenar una investigación de este y otros problemas que afectan a decenas de propietarios”.

Algunos propietarios afectados por problemas de filtraciones, mala calidad de las cerámicas y materiales eléctricos, entre otros inconvenientes, denunciaron la situación, pero en todo momento se negaron a que les tomaran fotos. ¿Temores infundados a eventuales represalias? ¿De quién o quienes?.

“No queremos problemas. Lo que exigimos es nuestros derechos para que las compañías constructoras asuman su responsabilidad, y que el Presidente de la República ordene una investigación de lo que ocurre en la Ciudad Juan Bosch para que se haga justicia”.

Gissel Contreras denunció que su apartamento “es un desastre” por problemas generados por mala calidad de la cerámica. El piso está hecho un desastre y para colmo de males las filtraciones me están volviendo loca. Reporté la queja, pero me dijeron que hay que esperar cinco meses para sustituir la cerámica. Ese mismo cuento me lo han repetido en varias ocasiones. De verdad que no sé qué hacer”.

El mismo problema afecta a Félix Abreu: “El piso se ha desgranado, se ha vuelto un etcétera. Es la mala calidad de los materiales de construcción que han utilizado algunas de las compañías constructoras. Realmente ha habido mucho descuido”.

Gissel Conteras: “En el área donde construyeron apartamentos dúplex las lluvias provocan inundaciones. El agua entra y hace un desastre, daña inmuebles. Si hay voluntad para resolver este grave problema, Obras Públicas o alguien en el Gobierno debe investigar las denuncias. Todos no podemos hablar mentiras ni equivocarnos”.

Lucila Santana se queja de que los closeps de las habitaciones de vivienda no le instalaron las puertas. Las duchas son piripipí. Nos pintaron pajaritos en el aire, nos abobaron. Ahora tenemos un desastre aquí. Yo diría, sin equivocarme, que el 90 por ciento de los dueños de apartamentos en Ciudad Juan Bosch están inconformes, de modo que esta situación amerita una profunda investigación para que florezca la verdad”.

La Presidencia de la República, en su portal digital dice: “Es un proyecto de viviendas dignas y de bajo costo que ejecuta el Gobierno en alianza con el sector privado para reducir el déficit habitacional en el país y democratizar el acceso de las familias a un techo propio. Se construye en un área de 3.6 millones de metros cuadrados y consta de viviendas entre los RD$900 mil y los RD$2.4 millones.

Deja una respuesta