Revelan que la mitad de pacientes no sabe que es hipertenso

Santo Domingo.- De cada 100 pacientes que se atienden en el área de consulta externa del Instituto Dominicano de Cardiología (IDC), 90 son hipertensos, enfermedad de base que es detectada en el 45 por ciento de los pacientes que fallecen.

Así lo afirmaron ayer los doctores Ernesto Díaz Álvarez y Vicente Correa, director del Instituto Dominicano de Cardiología y  presidente del Círculo de Egresados de esa institución, al coincidir sobre la necesidad de que a la población dominicana se le cree conciencia sobre la importancia de la prevención de esta condición, que en la mayoría de los casos no presenta síntomas.

Lo más preocupante, señalaron, es que en países como República Dominicana se usa la fórmula la mitad, de la mitad, de la mitad, que consiste en que la mitad de los pacientes hipertensos no saben que lo son; la mitad de los que lo saben, no se tratan, y hay una mitad de los que se tratan, que no lo hacen adecuadamente.

Los especialistas fueron entrevistados en la sede de la institución especializada en cardiología, quienes destacaron que estudios demuestran que apenas un 20 por ciento de la población hipertensa del país está adecuadamente tratada. Díaz Álvarez recordó que la mortalidad en el país anda cerca de un 38 a un 40 por ciento por enfermedades cardiovasculares.

Explicó que el país tiene una característica especial y es que el 49 por ciento de los dominicanos es de descendencia afroamericana, y el negro se afecta más del sistema cardiovascular, porque son más sensibles a la sal, y la hipertensión  está directamente relacionada a ese consumo.

Dijo que, por lo general, en la comida dominicana cada persona se come cerca de 17 gramos de sal y lo ideal  es por debajo de seis gramos al día.

Asimismo el doctor Correa dijo que al ser una consulta de atención primaria dentro de la especialidad de la cardiología, el 90 por ciento de los pacientes que se reciben en el servicio de consulta externa de ese centro, son hipertensos.

Dijo que en la prevención  entra la labor del médico, como educador, que debe saber llevar conciencia al paciente de lo que es la hipertensión, la  alta mortalidad y morbilidad que acarrea, y el peligro que encierra porque en la mayoría de los casos no da síntomas.

Señaló que un problema que enfrentan los pacientes es el costo de los medicamentos que se incrementan cada año, por lo que la mayoría no pueden llevarlos adecuadamente. “Ese es un dolor de cabeza para el médico, el saber que el paciente pueda llevar el tratamiento”, dijo.

Deja una respuesta