Expertos advierten sobre ‘milagreros’ religiosos, atribuyen curaciones a una neurosis

SANTO DOMINGO. Mientras en medios de comunicación y redes sociales se sigue el debate sobre la veracidad o no de los milagros que habría realizado el predicador nigeriano Temitope Balogun (T. B.) Joshua, durante su cruzada de dos días en el país, en organismos oficiales han optado por hacer silencio ante los cuestionamientos a las manifestaciones de instituciones gubernamentales en el evento religioso.

Siguen pendientes las respuestas a preguntas sobre ¿qué tanto apoyó el Gobierno del presidente Danilo Medina la visita del predicador y cuánto costó el evento que se desarrolló entre el vienes 24 y sábado 25 en el estadio olímpico Félix Sánchez.

La interrogante sobre la participación del Gobierno se le formuló al vocero de la Presidencia, Roberto Rodríguez Marchena, y al pastor Elvis Medina, enlace del Poder Ejecutivo con la comunidad cristiana, pero ninguno ha respondido.

Desde las Fuerzas Armadas de República Dominicana, aclararon que sus oficiales no participaron de la comitiva que cortejó la llegada al país de T.B. Joshua en el aeropuerto, la semana pasada, pero no supieron explicar si hubo alguna solicitud para los días del evento. De la Policía Nacional, cuyos agentes se observan haciendo saludos de honor al predicador mientras pasaba por los pasillos del aeropuerto, Diario Libre tampoco obtuvo una respuesta.

T.B. Joshua, considerado uno de los 50 hombres más ricos de África, fue recibido en el Palacio Nacional por el presidente Medina en una visita de cortesía y en el Congreso Nacional se aprobaron dos resoluciones de reconocimiento, una en cada Cámara.

Efecto neurótico

Los videos sobre el evento de T.B. Joshua en el país, muestran momentos en que personas, supuestamente enfermas, son curadas al ser tocadas por el predicador, creador de la Sinagoga Iglesia de Todas las Naciones (Scoan) y al que sus seguidores veneran como “profeta”.

Desde la Academia de Ciencias de la República Dominicana, José Silié, presidente de la Comisión de Salud, descarta que ocurra tal sanación y atribuye esas “curaciones” a un efecto de histeria colectiva, en la que individuos de personalidad imponente y de gran histrionismo, manipulan las debilidades mentales de otros, sobre todo en países donde existe una gran cultura ancestral de creencias en ocultismo.

“Eso es la impresión, se trabaja la parte psicológica de la enfermedad… y un ejemplo son las pastillas de efecto placebo. Las personas tienen una histeria colectiva, histeria inducida por propaganda, y eso en mentes débiles, se hace peor”, comenta el doctor especialista en neurología. Advierte que, una vez la persona pase del trance emocional al que es sometida, volverá a sentir los efectos de la enfermedad.

También el neurólogo José Joaquín Puello, al participar en el programa radial El Sol de la Mañana, insistió en que nadie puede curar con sólo tocar.

“Muchos de los pacientes que van a ese tipo de eventos, sufre trastornos de conducta, sobre todo trastornos neuróticos y puede ser curados con una gran sugestión”. Llamó a tener mucho cuidado con el tema, dado que el país no se caracteriza por ser extremadamente culto y mucha gente cree en teorías y leyendas que no tienen fundamento científico.

Una jugada política

Que el presidente Medina recibiera a T.B. Joshua y que el Congreso lo reconociera es visto por el doctor Silié como una jugada política. “Se asocia a un líder captador de masas a una figura con fines políticos. Eso no es reconocimiento de nada, sino que los políticos lo aprovechan”.

Deja una respuesta