Creen que medidas contra impunidad son solo “paños de agua tibia” que no satisfacen a la población

SANTO DOMINGO. Las medidas que hasta el momento ha adoptado el gobierno ante los escándalos de corrupción son consideradas como “tibias” y no reflejan los reclamos de una ciudadanía que demanda castigo y el cese a la impunidad.

Los sobornos pagados por la empresa constructora Odebrecht, las ventas irregulares de terrenos del Consejo Estatal del Azúcar (CEA) y de Los Tres Brazos, son algunos de los casos que han desencadenado manifestaciones cívicas en busca de respuestas.

La necesidad de un cese a la impunidad ha quedado reflejada en las denominadas Marchas Verdes que han concitado a miles de ciudadanos deseosos de un cambio en el sistema de justicia y de que haya castigo para los corruptos.

La presión social aumenta, al igual que el silencio del presidente Danilo Medina, cuya figura podría erosionarse de no asumir medidas concluyentes y definitivas que apunten a los corruptos. El planteamiento lo hace el sociólogo César Cuello, quien considera que la postura de silencio no le favorece a Medina, ya que tendría un costo político muy alto, en el sentido de que la ciudadanía está acostumbrada a asumir que “el que calla otorga”.

Esa lectura, asegura no le conviene al gobierno, el cual entiende ha estado a la defensiva, justificando, sin dar muestra de que acepta las demandas de la ciudadanía de que se investigue la corrupción y se castiguen los culpables.

“Yo no veo señales contundentes hay algunas cosas que a mí parecer son muy tibias todavía y la ciudadanía tiene que ver medidas más serias y definitivas que apunte a los responsables”, aseveró.

Dijo que muestra de ello es que no se dispuso la detención de los trabajos de construcción de la central termoeléctrica Punta Catalina, a cargo de la empresa constructora Odebrecht, “esa habría sido una señal”.

Sobre las investigaciones del pago de soborno por la empresa Odebrecht indicó que las acciones de la Procuraduría General de la República se han limitado a entrevistas e interrogatorios sin asumir imputaciones concretas de personas.

A su juicio, se necesitan señales contundentes, ya que los movimientos sociales están generando presión sobre el Presidente y su partido de gobierno.

“En la medida en que calla, tiene un elevado costo político que se va a reflejar obviamente en la empatía que ha tenido y le ha dado la victoria en dos períodos, no es aconsejable que el Presidente esté callado, la ciudadanía quiere oír cosas contundentes, avances y pasos y no oír defensivas”, afirmó el sociólogo.

A través del movimiento Marcha Verde, que agrupa a varias entidades de la sociedad civil, se han venido desarrollado manifestaciones en diversos puntos del país en reclamo de que se le ponga fin a la impunidad y la corrupción administrativa.

¿Obligación o apoyo?

Ante las presiones al gobierno, seguidores del presidente Medina, instituciones y miembros de su partido han lanzado una ofensiva de apoyo.

Como parte del respaldo a las autoridades, se conminó a los empleados de la regional dos de Salud Pública con asiento en Santiago a asistir con carácter obligatorio este jueves, a las 5 de la tarde, al desfile cívico-militar que encabezará el mandatario Medina, en ocasión de conmemorarse el 173 aniversario de la Batalla del 30 de Marzo del 1844. Esa medida fue calificada de inmediato como una vergüenza por el diputado opositor Ulises Rodríguez.

Sin embargo, el titular del Servicio Nacional de Salud (SNS), Nelson Rodríguez Monegro, aclaró que la asistencia es plenamente voluntaria.

Recientemente, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) respaldó la postura asumida por el gobernante, en su discurso de rendición de cuentas el 27 de febrero pasado, incluido el tema de los sobornos pagados por la constructora Odebrecht en el país.

“Respaldamos de manera categórica y vehemente la posición asumida por el presidente de la República Danilo Medina y, además, que como él ha dicho y ha reiterado a toda la población y ciudadanía del país, él no tiene ningún compromiso ni vínculo que lo haya atado a la compañía Odebrecht en torno a las dos campañas presidenciales que ha llevado a cabo”, declaró Reinaldo Pared Pérez, secretario general del PLD.

Deja una respuesta