Alta incidencia de menores con Sida en hospital Santiago mueve a preocupación

Registran 50% de casos en niños haitianos

Santiago.-El alto índice que menores de edad que salen seropositivos en las pruebas del VIH en el hospital Regional Infantil Arturo Grullón, de Santiago, mantiene preocupadas a las autoridades de ese centro asistencial público.

La infectóloga Genera Santana expresó que en la actualidad hay 132 infantes registrados, que en una alta proporción, reciben tratamientos para enfrentar los efectos del virus que genera el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida).

La funcionaria hospitalaria precisó que esos niños no llegaron al centro asistencial buscando asistencia por ese contagio, sino por otras dolencias, especialmente tuberculosis, y entonces en base al protocolo existente, les hacen las pruebas del VHI y una importante proporción salen positivos.

Santana indicó que el sistema de salud público le ofrece a los menores el tratamiento adecuado en forma gratuita, aunque algunos análisis para la detección resultan muy caros.

Dijo que cuentan con los equipos y tecnología para hacer los análisis.

La especialista manifestó que el contagio de los niños se realiza por vía vertical, es decir, desde  el vientre de la madre.

Al salir del centro asistencial les dan seguimiento para el tratamiento ambulatorio, aunque con los de nacionalidad haitiana hay dificultades, especialmente por el asunto del idioma.

50% en niños haitianos

La funcionaria precisa que en los niños haitianos, el 50 por ciento de los examinados salen con el virus del VIH, lo que refleja la alta incidencia de esa enfermedad en los adultos de esa nacionalidad.

Santana habló en el acto en que el hospital Arturo Grullón inició la campaña que desde hace varios años impulsa la Organización Mundial de la Salud “Salve vidas, limpie sus manos”, que se realiza en el mundo desde el año 2009.

La campaña orienta cinco momentos en los que el personal de salud debe lavarse las manos, en forma correcta: antes de tocar al paciente, de realizar una tarea limpia/aséptica, después del riesgo de exposición a líquidos corporales, luego de tocar al paciente y después del contacto con el entorno del paciente.

Onelio Domínguez, Listín Diario

Deja una respuesta