Una May debilitada vuelve a Bruselas para una cumbre de la UE consagrada al Brexit

Los líderes europeos se reúnen este jueves en una cumbre de dos días consagrada a lanzar la siguiente fase de negociación del Brexit tras un primer acuerdo sobre el divorcio, un éxito para la mandataria británica que llega en cambio debilitada a Bruselas.

La víspera, el gobierno británico de Theresa May sufrió una derrota cuando varios de sus diputados se sumaron a la oposición para imponer que el parlamento británico tenga la última palabra sobre el acuerdo de divorcio final con la Unión Europea (UE).

“Estoy decepcionada” pero “estamos en el buen camino para cumplir con nuestras promesas sobre el Brexit”, declaró May a su llegada a Bruselas.

Esta derrota debilita a la primera ministra y pone un freno abrupto a una semana triunfal que empezó el viernes pasado en Bruselas cuando logró alcanzar, contra pronóstico, un acuerdo con la UE que abre la puerta a discutir de la futura relación y que deben confirmar sus pares.

Ahora, “cuando negocie algo, tendrá que regresar a Londres para obtener una aprobación”, estimó el primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, para quien “no cambia en nada la agenda, pero complica las cosas para el gobierno de Reino Unido”.

Los mandatarios, reunidos sin su par británica, deben confirmar el viernes que hubo progresos “suficientes” en las prioridades del divorcio -frontera en la isla de Irlanda, derechos de ciudadanos expatriados y liquidación financiera-, según el proyecto de conclusiones consultado por la AFP.

Esta luz verde abrirá la puerta a discutir sobre la futura relación, si bien la voluntad de los 27 socios de May es abordar un eventual acuerdo de libre comercio a partir de marzo y centrarse primero, desde enero, en un período de transición de dos años tras la salida de Reino Unido el 29 de marzo de 2019.

“Hay buenas posibilidades de que podamos pasar a la segunda fase”, afirmó optimista la canciller alemana, Angela Merkel, al llegar a Bruselas.

Donald Tusk, el presidente del Consejo europeo, instancia que reúne a los jefes de Estado y de gobierno, pronosticó que la segunda fase de las negociaciones del Brexit serán “la verdadera prueba” de la unidad de los 27.

Aunque la jefa del gobierno británico no estará presente en esa reunión, aprovechará su presencia en la capital belga para subrayar que se alcanzó un “resultado justo” en el acuerdo cerrado el pasado viernes de madrugada, según una fuente gubernamental británica.

– Migración y Eurozona –

El divorcio con Reino Unido, la primera salida de un país en seis décadas de proyecto europeo, representa la principal crisis de una UE que reflexionará también en la cumbre sobre las lecciones de otros dos crisis recientes: la migratoria y la económica.

Dos años después del pico de la crisis migratoria, los europeos siguen intentando pactar una respuesta duradera a este fenómeno, “un largo proceso que logró con todo resultados”, según una fuente europea.

En su carta de invitación a la cumbre, Tusk instó a los líderes a tener una conversación “abierta y franca” sobre los aciertos y errores de la UE ante la crisis migratoria, un asunto espinoso que provocó un choque reciente entre Tusk y la Comisión Europea.

El presidente del Consejo Europeo, que coordina los trabajos de los mandatarios, subrayó en una nota el fracaso del sistema de reparto de refugiados en base a cuotas, que le valió las críticas del comisario europeo de Migración, Dimitris Avramopoulos, quien lo acusó de “socavar” el “principio de solidaridad”.

Tusk “tiene razón”, estimó por su parte un diplomático europeo, para quien el foco debería ponerse en el control de fronteras, la cooperación con Libia y un fondo permanente para luchar contra la migración ilegal.

“Cada uno debe poner de su parte para encontrar convergencias”, declaró el presidente de Francia, Emmanuel Macron, a su arribo a Bruselas.

El futuro de la zona euro será el centro de los debates el viernes por la mañana en una ‘cumbre del Euro’, en las que los mandatarios se pronunciarán sobre las reformas propuestas por la Comisión para reforzar los países del euro ante futuras crisis.

EFE

Deja una respuesta