Trump y Xi declaran una tregua en su guerra comercial

Donald Trump y Xi Jinping acordaron este sábado relanzar las negociaciones comerciales tras una reunión entre ambos en el último día la cumbre del G20 en Osaka (Japón), marcada por el enfrentamiento entre las dos grandes potencias económicas.

“Tuvimos una muy buena reunión con el presidente chino Xi (…) Yo diría que excelente”, aseguró Trump tras el encuentro.

Según la agencia oficial china Xinhua, las negociaciones, que fueron interrumpidas de golpe en mayo, se reanudarán y Washington decidió abandonar la amenaza de imponer nuevos aranceles que habrían afectado a 500.000 millones de dólares en productos chinos importados cada año por Estados Unidos. “Al menos de momento”, dijo Trump en una rueda de prensa.

La tregua es similar a la que declararon los dos mandatarios en el G20 del año pasado en Buenos Aires, a pesar de que unos meses después se reanudó la guerra comercial.

“Es la cuestión dominante, el resto es secundario”, apuntó Thomas Bernes, del Centre for International Governance Innovation, un grupo de reflexión canadiense.

En este sentido el comunicado final de este foro creado en 2008 que reúne a 20 países (entre ellos Brasil, Argentina y México) y que representan el 85% del Producto Interior Bruto (PIB) mundial, advierte que “las tensiones comerciales y geopolíticas se han intensificado” y que podrían afectar a un crecimiento mundial que ya está debilitado.

Corea del Norte y Taiwán

Los presidentes también hablaron de Corea del Norte y de Taiwán. Xi dijo que apoya los esfuerzos de Trump y del líder norcoreano, Kim Jong-un, por mantener abiertas las vías de comunicación entre Washington y Pionyang. Sobre Taiwán, el mandatario estadounidense dijo que se tomaba muy en serio las preocupaciones de Pekín sobre la isla y que EE.UU. se adheriría a la política de “una sola China”.

Tras el encuentro, que duró diez minutos menos de lo previsto, Trump dijo que la reunión no solo fue “buena”, sino “mejor de lo esperado”. “Hemos vuelto al camino”, dijo el presidente estadounidense. Por su parte, Pekín confirmó que EE.UU. aceptó no imponer arancel adicional alguno a sus productos.

Gesto hacia Huawei

“China es sincera en continuar las negociaciones con EE.UU. para manejar las diferencias […] y abordar las preocupaciones legítimas de cada uno”, dijo Xi, añadiendo que Pekín “tiene que salvaguardar sus propios intereses” en cuanto a su soberanía. El mandatario del país asiático también trasladó a su homólogo el deseo de que Washington trate de manera justa a las compañías y estudiantes chinos.

Por su parte, Trump anunció que permitirá la venta de componentes estadounidenses a Huawei Technologies, compañía china que el pasado mes de mayo fue incluida por el Departamento de Comercio estadounidense en su ‘lista negra’ comercial junto con 70 de sus empresas filiales, hecho que impidió a la firma comprar piezas y componentes a compañías de EE.UU. sin la aprobación de Washington.

De este modo, las relaciones bilaterales entre Washington y Pekín entran en una nueva fase de diálogo tras la última escalada de tensión. Tras 11 rondas de conversaciones, representantes de ambos países volverán a sentarse a la mesa de negociaciones para tratar de llegar a un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

Agencias

Deja una respuesta