Trump pone a Cuba en la lista de países que promueven el terrorismo

Exilio y organizaciones cubanas aplauden vuelta de Cuba a lista negra de EEUU

 Líderes del exilio y dirigentes de organizaciones cubanas en Estados Unidos acogieron este lunes con satisfacción el regreso de Cuba a la lista de países a los que el Gobierno estadounidenses considera patrocinadores del terrorismo y algunos se preguntaron por qué no se incluyó también a Venezuela.

“El Departamento de Estado ha designado a Cuba como Estado patrocinador del terrorismo por brindar apoyo repetidamente a actos de terrorismo internacional al otorgar refugio seguro a terroristas”, anunció el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un comunicado publicado hoy.

Mike Pompeo hizo el anuncio apenas una semana antes de que Donald Trump abandone la presidencia y le dé el relevo a Joe Biden, que cuando era vicepresidente participó en el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana.

Una de las razones que dará el departamento de Estado para devolver a Cuba a esa lista es el apoyo de Cuba a Nicolás Maduro. La Administración Obama retiró en 2015 a Cuba de esa lista, en la que estuvo desde 1982. La agencia Bloomberg fue la primera en informar de este regreso a la lista terrorista.

Trump ha desandado gran parte del camino iniciado por Obama en el deshielo con Cuba, y ha aprobado una dura ronda de sanciones tras otras. Es más, el presidente saliente ha llegado más lejos que ningún otro presidente al aplicar en su totalidad la ley del embargo, permitiendo demandas en juzgados norteamericanos a empresas que pertenecieron a exiliados. Esto ha afectado a españolas como Meliá o Iberostar.

La mano dura de Trump contra la dirigencia cubana ha sido muy popular en la comunidad latina en Florida, un estado que acabó ganando en las pasadas elecciones, mejorando en muchos casos sus propios resultados de 2016.

En los pasados meses, Trump ha ido estrechando el cerco contra el gobierno cubano, incluyendo a Cuba en diversas categorías de violadores de los derechos humanos y las libertades civiles. El retorno a la lista de terroristas es la mayor penalización posible.

La inclusión en la lista tiene efectos prácticos muy graves: significa que la isla no puede acceder a ayudas económicas de EE.UU. y que este se opondrá a préstamos y líneas de crédito en instituciones financieras en que tiene voto como el FMI o el Banco Mundial. En realidad la mayoría de esas penalizaciones ya estaban aplicadas sobre Cuba porque gran parte del embargo se mantiene, y sólo puede ser levantado por el Capitolio.

(Agencias)

Deja una respuesta