Trump dice que canceló ataque contra Irán por considerarlo “desproporcionado”

WASHINGTON – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que las tropas de Estados Unidos estaban “agrupadas y cargadas” para vengarse de Irán por derribar un dron estadounidense el jueves, pero canceló el ataque 10 minutos antes de que se lleve a cabo tras recibir información sobre 150 personas que podrían haber muerto.

Trump tuiteó el viernes que Estados Unidos estaba listo “para vengarse en tres lugares diferentes anoche cuando pregunté cuántos morirían”. Un general le dijo al presidente que 150 personas morirían, entonces canceló los ataques como “no proporcionales al derribo de un dron”.

Trump dijo que Estados Unidos nunca permitiría que Irán tuviera armas nucleares. Pero dijo que no tenía prisa por responder al derribo de un dron de reconocimiento estadounidense sobre que volaba sobre el Estrecho de Ormuz.

Dijo que las sanciones de Estados Unidos están perjudicando a la economía iraní, y que se están añadiendo nuevas sanciones.

Estados Unidos dejó repentinamente de prepararse para un ataque militar contra Irán en represalia por el derribo de un dron de reconocimiento, dijo un funcionario estadounidense, mientras que Irán dijo el viernes que había hecho varias advertencias antes de derribar el dron.

El funcionario estadounidense, que no estaba autorizado a discutir la operación públicamente y habló en forma anónima, dijo que los blancos podrían incluir radares y baterías de misiles iraníes.

El rápido cambio de opinión fue un recordatorio del grave riesgo de un conflicto militar entre las fuerzas estadounidenses e iraníes, cuando la administración Trump combina una campaña de “máxima presión” para imponer sanciones económicas con un aumento de las fuerzas estadounidenses en la región. Con la escalada de las tensiones en las últimas semanas, ha aumentado la preocupación de que cualquiera de las partes pudiera cometer un grave error de cálculo que condujera a la guerra.

El viernes, el jefe de la División Aeroespacial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní dijo a la televisión estatal iraní que Irán había emitido varias advertencias antes de lanzar un misil contra un dron de inteligencia militar estadounidense.

El general de división Ali Hajizadeh, de pie frente a lo que las autoridades iraníes describieron como “partes del dron RQ-4A Global Hawk de la Armada de Estados Unidos”, dijo a la televisión estatal que los iraníes emitieron advertencias en frecuencias de radio que son monitoreadas regularmente por pilotos de drones y por el ejército de Estados Unidos. “Desafortunadamente, no respondieron”, dijo.

También dijo que Irán podría haber derribado a un dron P-8, pero no lo hizo.

Añadió que Irán recogió los escombros de sus aguas territoriales. El ejército estadounidense dice que el dron estaba en el espacio aéreo internacional sobre el Estrecho de Ormuz cuando fue derribado.

Sin embargo, el New York Times citó a un alto funcionario de la administración diciendo que existían dudas sobre si alguno de los drones estadounidenses violaba el espacio aéreo iraní en algún momento. El funcionario dijo que la duda era una de las razones por las cuales Trump suspendió el ataque, según el Times, que dijo que, según las normas internacionales, podría considerarse un acto de guerra.

El periódico también informó que los cazas estaban en el aire y los barcos estaban en posición, pero no se habían disparado misiles cuando se corrió la voz.

Los comentarios iniciales de Trump sobre el ataque fueron sucintos. Declaró en un tweet que “¡Irán cometió un gran error!” Pero también sugirió que derribar el dron, que tiene una envergadura más amplia que un Boeing 737, fue un error estúpido en lugar de una escalada intencional, sugiriendo que pudo haber estado buscando alguna forma de evitar una crisis.

Me resulta difícil creer que fue intencional, si quieres saber la verdad”, dijo Trump en la Casa Blanca. “Creo que pudo haber sido alguien que fue flojo y estúpido que lo hizo”.

Trump, quien ha dicho que quiere evitar la guerra y negociar con Irán sobre sus ambiciones nucleares, lanzó el derribo como “una nueva arruga … una nueva mosca en el ungüento”. Sin embargo, también dijo que “este país no lo tolerará, qué te puedo decir.”

Dijo que el dron estadounidense estaba desarmado y no estaba tripulado y “claramente en aguas internacionales”. Habría “hecho una gran diferencia” si alguien hubiera estado dentro, dijo.

Pero los temores de un conflicto abierto ensombrecieron gran parte del discurso en Washington. A medida que avanzaba el día, Trump convocó a sus principales asesores de seguridad nacional y líderes del Congreso a la Casa Blanca para una sesión informativa de una hora de duración en la Sala de Situaciones. Entre los asistentes se encontraban el secretario de Estado Mike Pompeo, el asesor de seguridad nacional John Bolton, la directora de la CIA Gina Haspel, el presidente del Estado Mayor Conjunto Joseph Dunford, el secretario de Defensa interino Patrick Shanahan y el secretario del ejército Mark Esper, a quién Trump ha dicho que nominará como jefe del Pentágono.

Agencias

Deja una respuesta