Trump advierte de semanas de “gran mortandad como quizá no hemos visto antes”

El presidente Donald Trump advirtió que las muertes por el coronavirus en los EE. UU. aumentarán en las próximas una o dos semanas, y podrían estar a la par con la cantidad de muertes que se observan en las guerras mundiales.

“Desafortunadamente, va a haber un período muy, muy mortal”, dijo Trump a periodistas en la Casa Blanca el sábado.

El presidente dijo que a medida que aumenta el número de muertes, “Realmente creo que probablemente nunca hayamos visto algo así, tal vez durante la guerra, una guerra mundial. Una Primera o Segunda Guerra Mundial o algo así.

Trump no dio ninguna estimación de cuántos morirán en las próximas semanas. A principios de esta semana, funcionarios de la administración Trump dijeron que hasta 200,000 estadounidenses podrían morir por el virus, menos que si el gobierno no hubiera tomado medidas agresivas de mitigación.

Los gobernadores y los funcionarios de salud estatales han alertado sobre la falta de ventiladores en algunas áreas, diciendo que la escasez probablemente provocará la muerte de las víctimas que están gravemente enfermas. La creciente tasa de infecciones está agotando a los hospitales, especialmente en Nueva York, que luchan por atender a los pacientes infectados y obtener suministros que se necesitan con urgencia.

Trump dijo a los periodistas que su administración está trabajando para perder la menor cantidad de vidas posible y está distribuyendo ventiladores a los estados que más los necesitan.

Ciudades en apuros

Según la Universidad Johns Hopkins, más de 300,000 personas en los EE. UU. han contraído el virus y más de 8,000 han muerto.

Los funcionarios de la administración expresaron preocupación por el aumento de las muertes en ciudades, incluidas Nueva York, Detroit y Chicago. Dijeron que también están observando de cerca un repunte en casos en Nueva Jersey, Pensilvania, Colorado, Connecticut, Rhode Island y el Distrito de Columbia.

“Este es el momento de hacer todo lo posible” siguiendo las pautas sobre el distanciamiento social y evitando las multitudes, dijo la coordinadora de la fuerza de tareas del virus de la Casa Blanca, Deborah Birx.

Ella dijo que las pautas que fomentan el distanciamiento social están funcionando, y que los nuevos casos en algunas áreas comenzarán a disminuir. Un aumento de las muertes en la próxima semana será el resultado de personas infectadas hace varias semanas, dijo.

“Tanto como subes, tienes que bajar por el otro lado porque bajar es un reflejo de los casos que venían antes”, dijo Birx.

El vicepresidente Mike Pence dijo a los estadounidenses que no se desanimen por las muertes en las próximas semanas.

“Va a ser una semana difícil para el pueblo estadounidense”, dijo Pence.

Las proyecciones que se hicieron públicas el fin de semana pasado sobre la cantidad de personas que pueden morir por el virus ayudaron a persuadir a Trump de que se alejara de su deseo de aliviar las pautas de distanciamiento social para el domingo de Pascua, 12 de abril. Trump las extendió hasta el 30 de abril, a pesar del daño que esas tácticas tienen hecho a la economía estadounidense.

Agencias

Deja una respuesta