Rusia, Siria e Irán concuerdan en que el ataque de EEUU a Siria fue un acto de agresión con un motivo teatral

MOSCÚ (Sputnik) — Rusia, Siria e Irán coincidieron en que el ataque perpetrado por EEUU contra la base de Shairat representa un acto de agresión, reveló el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, al resumir sus conversaciones con sus homólogos de Irán y Siria, Mohamad Yavad Zarif y Walid Muallem.

“Confirmamos nuestra postura conjunta de que se trata de un acto de agresión de una burda violación de los principios del derecho internacional y de la Carta de la ONU”, dijo el canciller ruso.

El jefe de la diplomacia rusa advirtió que el diálogo trilateral con sus colegas sirio e iraní ya se convirtió en una tradición y en esta ocasión el tema principal a tratar fueron los ataques a la base aérea siria por misiles estadounidenses el pasado 7 de abril.

Rusia, Siria e Irán insisten en que EEUU y sus aliados deben respetar la soberanía del país árabe, declaró el ministro de Relaciones Exteriores ruso.

“Insistimos en que EEUU y sus aliados respeten la soberanía de Siria y no permitan que se repitan acciones semejantes a la del 7 de abril (ataque contra la base aérea siria Shairat) que entrañen serías consecuencias no solo para la seguridad regional sino para la global”, dijo Lavrov.

Agregó que los tres países insisten en una investigación exhaustiva del uso de armas químicas en Idlib.

“Insistimos en llevar a cabo una investigación exhaustiva, objetiva e imparcial de las circunstanciaras del uso de sustancias químicas en Jan Sheijun el 4 de abril”, dijo el canciller ruso.

Lavrov subrayó que la investigación debe realizarse bajo los auspicios de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).

El ministro constató que la propuesta rusa para investigar la tragedia de Idlib afronta la resistencia.

“Percibimos resistencia a la propuesta sobre una investigación independiente y objetiva que se manifestó ayer en la sesión especial del Consejo Ejecutivo de la OPAQ”, dijo.

El ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, aseguró que aparecen más evidencias de que el supuesto ataque químico en Idlib fue una puesta en escena.

“Aumentan las evidencias de que todo fue un montaje, me refiero al incidente con armas químicas en Idlib”, dijo Lavrov al concluir una reunión con su par iraní, Yavad Zarif, en Moscú.

El Gobierno de Asad está resuelto a limpiar Siria de terroristas

El ministro de Exteriores sirio, Walid al Mualem, reiteró que el Gobierno de Bashar Asad está resuelto a continuar su lucha contra los terroristas.

“Reafirmo que seguiremos trabajando para limpiar el suelo sirio del terrorismo que ha cundido”, dijo Al Mualem tras reunirse en la capital rusa con sus colegas de Irán y Rusia, Mohamad Yavad Zarif  y Serguéi Lavrov.

En la madrugada del 7 de abril, EEUU lanzó decenas de misiles de crucero Tomahawk desde dos buques de guerra emplazados en el Mediterráneo contra la base aérea de Shairat, en la provincia siria de Homs.

El ataque, que provocó de cuatro a diez muertos según diversas fuentes además de destruir un radar y seis aviones de combate, fue presentado como represalia al uso de un gas tóxico en la provincia de Idlib, del que Washington culpa a Damasco.

Según EEUU, los aviones sirios habían salido del aeródromo de Shairat para bombardear la localidad de Jan Sheijun donde el empleo de agentes químicos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) causó el 4 de abril más de 80 muertos y medio millar de intoxicados, entre ellos muchos niños.

Rusia sostiene que el ataque constituye una agresión contra un Estado soberano e insiste en una investigación imparcial de lo ocurrido en Jan Sheijun.

El Gobierno de Siria, que se unió a la Convención sobre las Armas Químicas en agosto de 2013, sostiene que no empleó sustancias tóxicas contra nadie —ni en Jan Sheijun ni en cualquier otra parte— y responsabilizó de los hechos a los terroristas.

En una reciente entrevista con el periódico croata Vecernji List, Bashar Asad estimó en más de 100.000 el número de los terroristas que siguen combatiendo en su país.

El mandatario sirio afirmó también que en el país no existe una oposición moderada, sino grupos terroristas que están vinculados a los intereses extranjeros, en particular los de Arabia Saudí, Turquía y Occidente.

El conflicto armado en Siria causó entre 300.000 y 400.000 muertos y más de cinco millones de refugiados desde marzo de 2011, según la ONU.

 

 

Deja una respuesta