Rusia no ve reciprocidad en sus esfuerzos por mejorar las relaciones con la UE

MOSCÚ. — Rusia está interesada en establecer buenas relaciones tanto con la Unión Europea como con Estados Unidos pero no ve reciprocidad, declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

“Rusia ha estado y sigue estando interesada en establecer buenas relaciones tanto con Estados Unidos como con la Unión Europea, estamos haciendo mucho por ello, tratando de inducir a nuestros colegas a mostrar voluntad para normalizar las relaciones; no siempre lo logramos, y no siempre vemos reciprocidad”, dijo Peskov a la prensa.

El portavoz agregó que últimamente Moscú no ha visto reciprocidad “en absoluto”.

El pasado 12 de febrero, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, afirmó que Moscú estaría preparado para romper las relaciones con la UE, si las posibles nuevas sanciones de Bruselas ponen en riesgo la economía rusa.

Sin embargo, luego Peskov aclaró que Rusia no quiere romper los lazos con el bloque comunitario, sino desarrollarlos, pero que a la vez Moscú está preparado para el peor escenario en sus relaciones con Bruselas.

Agresión de la OTAN

Además, Peskov declaró que la OTAN obliga a Rusia a activar sus defensas contra las acciones agresivas de la Alianza.

El portavoz apuntó que la OTAN moviliza y aumenta su infraestructura en zonas cercanas a la frontera rusa.”La OTAN nos considera un adversario (…) y nos obliga a que activemos nuestras acciones de defensa contra la agresión de la OTAN”, dijo Peskov a los periodistas.

En enero pasado, el secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, instó a los aliados a aumentar los gastos en defensa con el fin de garantizar la preparación de la OTAN para afrontar “el comportamiento agresivo de Rusia” y “el auge de China”.

Esta semana, el funcionario asimismo abogó por actualizar el concepto de estrategia de la OTAN tomando en cuenta, entre otras cuestiones, el deterioro de las relaciones con Rusia.

Los políticos de Occidente, sobre todo de Polonia y los países bálticos, aluden con frecuencia a la presunta “amenaza rusa”, a pesar de que Moscú ha declarado en repetidas ocasiones que jamás atacaría a ninguno de los países del bloque.Según el canciller ruso, Serguéi Lavrov, la Alianza Atlántica utiliza ese pretexto para incrementar su presencia militar cerca de las fronteras rusas.

Meta de la Casa Blanca de armar a Kiev

Asimismo, el portavoz del presidente ruso señaló que Estados Unidos no oculta su intención de ayudar a Ucrania a reforzar su potencial ofensivo, a pesar del hecho de que nadie esté amenazando a Kiev.

La víspera el secretario de Defensa de EEUU, Lloyd Austin, prometió a su homólogo ucraniano, Andréi Tarán, asistencia en la lucha contra la supuesta “agresión rusa”.

“Estados Unidos no oculta su intención permanente de brindar una ayuda a Ucrania para fomentar el desarrollo de su potencial ofensivo, de su potencial militar”, dijo Peskov.

El representante del Kremlin destacó que Ucrania no se ve amenazada, pero esa ausencia de una amenaza no apacigua ciertas “cabezas calientes ucranianas”, quienes, por lo visto, se encuentran “tras las represiones internas” en ese país, cuyo propósito principal consiste en caldear la situación y “mostrar su agresividad”.

“Los entrenan para que muestren su agresividad, en particular, en el marco de un plan concreto de agresividad en la solución de los problemas del sureste, algo que contradice todas las reglas y no favorece de ninguna manera a que se logre la estabilidad y una situación predecible justo en el corazón de Europa”, denunció.

El este de Ucrania —Donbás— lleva casi siete años sumido en un conflicto armado entre las tropas de Kiev y las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, que se opusieron al golpe de Estado ocurrido en febrero de 2014.Rusia niega las acusaciones de EEUU sobre una supuesta agresión contra Ucrania, y afirma que está interesada en que el conflicto interno ucraniano en Donbás se resuelva.

(Sputnik)

Deja una respuesta