Rusia inicia la fabricación de antimisiles S-400 Triumf para China

El director de la división internacional de la empresa estatal rusa Rostec, Viktor Kladov, en una entrevista concedida este martes a la agencia rusa Interfax, ha indicado que los misiles comenzarán a ser suministrados este año.

“Este contrato, anunciado en abril de 2015, estipula que Pekín adquirirá tres regimientos —seis divisiones— por 3000 millones de dólares”, ha explicado.

Este contrato, anunciado en abril de 2015, estipula que Pekín adquirirá tres regimientos —seis divisiones— por 3000 millones de dólares”, ha explicado Viktor Kladov, director de la división internacional de la empresa estatal rusa Rostec.

El funcionario ruso ha afirmado, además, que este tipo de armamento ruso tiene “gran demanda en el mercado internacional” y que el año pasado diferentes países, entre ellos Turquía, La India y Vietnam, expresaron su interés en adquirir varias unidades.

Entre tanto, el subdirector del Servicio Federal ruso para la Cooperación, Vladimir Drozhzhov, ha anunciado este martes que Moscú tiene previsto firmar un contrato para la entrega de los sistemas de defensa aérea S-400 Triumf al Ejército indio hasta finales de 2017.

El acuerdo general, ha explicado, fue alcanzado entre el presidente ruso, Vladimir Putin, y el primer ministro indio, Narendra Modi, durante una reunión que ambos mantuvieron en octubre de 2016 en el marco de la cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, La India, China y Sudáfrica) en el estado indio de Goa (oeste).

Las Fuerzas Aeroespaciales de Rusia probaron el avanzado sistema transportable de misiles antiaéreos S-400 Triumph.

Al respecto, conforme al funcionario ruso, todavía es pronto para hablar del número de S-400 que serán entregados a La India.

Hasta el momento, Rusia es el único país que opera estos sistemas, que pertenecen a la generación 4+ y, por ello, es doblemente capaz de abatir objetivos aéreos dotados de tecnología furtiva, misiles de crucero de corto alcance y nuevos misiles balísticos de alto recorrido.

El sistema S-400, en servicio operativo en el Ejército ruso desde 2007, tiene un alcance de hasta 400 kilómetros y puede destruir objetivos a una altura de hasta 30 kilómetros, además de vigilar hasta 36 blancos aéreos de cualquier tipo de manera simultánea y contraatacar con hasta 72 misiles.

Rusia ha desplegado este sistema antiaéreo tanto en su base de Hmeimim, al sureste de Latakia (en el noroeste de Siria) como en Feodosia, en el este de la península de Crimea.

 

 

Deja una respuesta