Rusia ensaya cómo burlar el sistema de defensa antimisiles de EEUU

El 26 de diciembre, Rusia efectuó el segundo ensayo en casi dos meses de un misil balístico intercontinental Topol.

“Las tropas de misiles estratégicos realizaron el lanzamiento de prueba del misil balístico intercontinental RS-12M Topol desde la base de Kapustin Yar, región de Astracán”, informó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

De acuerdo con el ente, el objetivo del lanzamiento fue ensayar una nueva ojiva para misiles balísticos intercontinentales. Durante la prueba, se obtuvieron “datos experimentales que se usarán para desarrollar medios eficaces para burlar la defensa antimisiles”.

El RS-12M puesto a prueba consiste en un sistema terrestre móvil de misiles estratégicos capaz de lanzar un misil balístico intercontinental de tres etapas y de combustible sólido que está diseñado para atacar objetivos estratégicos a distancias de entre 10.000 y 11.000 kilómetros.Según el medio ruso Gazeta.ru, la “nueva ojiva para misiles balísticos intercontinentales” puesta a prueba podría referirse a una cabeza bélica maniobrable hipersónica, cuyo desarrollo ya se encuentra en su etapa final, de acuerdo con algunas fuentes.

De acuerdo con Anatoli Skoliatni, experto militar citado por el medio, si Rusia logra desarrollar el misil cuyo proyecto ya se conoce como ‘artículo 4202’, capaz de maniobrar vertical y horizontalmente a velocidades hipersónicas, entonces el país tendrá la capacidad de superar cualquier sistema de defensa antimisiles existente.

Para contrarrestar los misiles, los complejos de defensa definen dos puntos de movimiento de la ojiva al calcular su trayectoria y, así, lanzar una contramedida antimisil. En el caso de una cabeza de combate controlada, la trayectoria podría cambiar varias veces durante el vuelo, lo que haría prácticamente imposible interceptarla.

 El anterior lanzamiento de prueba del Topol se llevó a cabo como parte de los ejercicios estratégicos del 26 de octubre. El misil balístico intercontinental fue entonces también lanzado desde el cosmódromo de Plesetsk, situado en el noroeste del país, y tras volar más de 5.000 kilómetros impactó en el blanco en la península de Kamchatka. Otros dos misiles fueron disparados desde un submarino en el mar de Ojotsk. El cuarto proyectil balístico fue lanzado desde un sumergible en el mar de Barents y abatió el blanco instalado en Kamchatka.

En esa ocasión, además, un submarino nuclear de la Flota del Pacífico de Rusia lanzó de forma simultánea dos misiles balísticos desde las aguas del mar de Ojotsk hacia el polígono de Chizha (en la provincia de Arjánguelsk), y un submarino nuclear de la Flota del Norte lanzó un misil balístico desde las aguas del mar de Barents contra el polígono de Kura.

 Asimismo, en el simulacro “se emplearon los bombarderos estratégicos Tu-160, Tu-95MS y Tu-22M3, que despegaron de los aeródromos de Ucrainka, Enguels, Shaikovka, y lanzaron misiles de crucero contra blancos en polígonos de Kura, Pemboi (República Komi), y Terekta (Kazajistán)”, indica.

El Ministerio de Defensa subrayó que durante las maniobras todas las tareas fueron cumplidas y todos los objetivos simulados fueron destruidos.

Posteriormente, se supo que la orden para conducir el entrenamiento fue dada por el propio presidente ruso Vladímir Putin. Como parte del ejercicio, el líder ruso lanzó personalmente cuatro misiles.

Sputnik

Deja una respuesta