Rusia dice tener pruebas irrefutables de que ataque químico en Siria fue una provocación

ASTANÁ (Sputnik) — Rusia dispone de unas pruebas irrefutables de que el presunto uso de armas químicas en la localidad siria de Jan Sheijun fue una provocación, afirmó el jefe de la delegación rusa en las negociaciones sirias en Astaná, Alexandr Lavréntiev.

“Rusia tiene todas las pruebas irrefutables de que se trata de una provocación por parte de las personas y las estructuras que no están interesadas en que se restablezca la paz en tierra siria”, dijo a la prensa.

Por desgracia, añadió, todos los argumentos de Rusia “enfrentan falta total de entendimiento por parte de Occidente”.

No obstante, aseveró que Rusia trabajará en este ámbito para convencer a los países de que cambien su postura hacia el Gobierno sirio.

Agregó que varias facciones de la oposición siria comienzan a darse cuenta de la necesidad de combatir a los terroristas.

La oposición armada siria tomó parte en la cuarta ronda de las consultas en Astaná que concluyó con la firma de un memorando para establecer cuatro zonas de seguridad en el país árabe.

“Algunos opositores comienzan a entender que se debe poner fin a la lucha armada contra el Gobierno y empezar a combatir al Frente al Nusra (grupo terrorista proscrito en Rusia y otros países)”, dijo Lavréntiev.

Los islamistas radicales, señaló, “son un dolor de cabeza en el proceso de paz”.

“Pero también están otras fuerzas que simplemente ponen palos en la rueda ya sea en el proceso de Astaná o el de Ginebra y es que el propio proceso va en contra de sus intereses de mantener la arbitrariedad y el sufrimiento del pueblo sirio”, subrayó.

Lavréntiev llamó a la comunidad internacional a buscar una salida a esta situación.

“En gran medida esto depende de la voluntad de aquellas potencias regionales que no tienen interés por el logro de la pacificación y persiguen sus propios intereses”, puntualizó.

 

La violación del armisticio en Siria

El trabajo en torno al documento que establezca la responsabilidad por la violación del cese al fuego en Siria continúa, informó el enviado especial del presidente de Rusia y jefe de la delegación rusa en los diálogos sobre Siria en Astaná.

“Continuamos esforzándonos y esforzándonos y no podemos terminar de preparar el proyecto de acuerdo sobre la responsabilidad por el cumplimiento del régimen de cese al fuego”, señaló el funcionario ruso.

Según Lavréntiev, “el propio acuerdo entre los grupos de la oposición armada y el Ejército sirio fue firmado por mediación de los tres países garantes, pero el mecanismo de detección de las violaciones todavía no ha sido redactado”.

El representante ruso señaló que el proceso de creación del documento continúa, pese a que ya pasaron tres meses.

“Es un trabajo bastante complejo, exige un trabajo detallado de muchos aspectos, acciones revisadas, la menor inexactitud puede conducir a consecuencias negativas, sobre todo a acusaciones a veces infundadas en una u otra dirección”, señaló.

Lavréntiev añadió que “como vemos que en los últimos tiempos hay más y más acusaciones infundadas en contra del Gobierno sirio, trataremos de poner el documento a punto”.

“Todos estamos interesados en que ambas partes asumieran con responsabilidad el cumplimiento de los compromisos asumidos, especialmente respecto al cumplimiento del régimen de cese al fuego”, destacó.

El enviado del presidente ruso dijo que “hay muchas personas, muchas fuerzas, interesadas justamente en provocar a una u otra parte a acciones incorrectas, que pueden generar una reacción negativa por parte de la comunidad internacional”.

“Hay muchas provocaciones”, aseveró.

Deja una respuesta