Rusia despliega en Crimea bombarderos Tu-22M3 y misiles Iskander en respuesta a escudo de EEUU

Rusia responde las amenazas de EE.UU. despliega en Crimea los bombarderos Tu-22M3 y sistemas de misiles tácticos Iskander.

El presidente del Comité de Defensa y Seguridad del Consejo de la Federación de Rusia, Víktor Bóndarev, ha informado hoy lunes que el Ministerio de Defensa ruso ha decidido la medida para enfrentar un “desafío sustancial” que supone el despliegue del escudo antimisiles estadounidense en Rumania.

Bóndarev ha confirmado que el despliegue de los bombarderos estratégicos de largo alcance Tu-22M3 ha cambiado el equilibrio de las fuerzas en la zona. Los Tu-22M3 y los misiles Iskander serán desplegados en la base aérea de Gvardéiskoye, en la península de Crimea.

Además, están desplegados en la zona los sistemas de defensa costera Bal y Bastion y los submarinos Novosibirsk y Rostov del Don. El senador ruso ha destacado la importancia de reforzar los medios antibuques por “provocaciones” que genera la presencia militar de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezado por EE.UU., en la región del mar Negro.

“Hoy en día los sistemas de combate rusos controlan por completo las aguas del mar Negro y Crimea se ha convertido en nuestro ‘portaviones insumergible’”, ha aducido.

Según anuncia la cadena rusa RT, Moscú ya mantiene desplegado en Crimea los cazas MiG-29 y Su-27, y los sistemas antiaéreos S-300, S-400, Buk-M2 y Pantsir-S1.

Las relaciones entre Rusia y el Occidente empeoraron cuando en 2014 comenzó la crisis de Ucrania, que derivó en la posterior reunificación de Crimea a Rusia.

Ucrania pidió el pasado sábado a Estados Unidos incrementar su presencia militar en el mar Negro a fin de contrarrestar lo que llama la “agresión” de Rusia.

So pretexto de hacer frente a una supuesta “amenaza rusa”, Estados Unidos ha desplegado fuerzas militares en varias zonas de Europa, incluida la base rumana de Deveselu, situada a unos 600 kilómetros al oeste de la península de Crimea y que alberga a un contingente militar y armas antimisiles como el poderoso Aegis Ashore.

El Gobierno de Rusia ha alertado repetidamente de las consecuencias de la progresiva expansión militar de la OTAN en Europa del Este, cerca de sus fronteras, subrayando que esta tendencia amenaza su seguridad, por lo que no quedará sin respuesta.

Agencias

Deja una respuesta