¿Qué se propone Israel con sus planes de explorar gas en una zona disputada?

El Gobierno de Israel ha aprobado la exploración de gas natural en una zona en disputa a lo largo de la frontera con el Líbano. Ambos países la consideran parte de su zona económica exclusiva.

A finales de junio, el Gobierno de Israel aprobó la exploración de gas natural cerca del Bloque 72, anteriormente conocido como Alon D, una zona ubicada cerca del Bloque 9, del Líbano. Los dos bloques se encuentran a lo largo de la frontera de aguas en disputa entre los dos países. El área reclamada por ambos lados se extiende por unos 800 kilómetros cuadrados y es rica en recursos naturales como el gas y el petróleo.

El presidente libanés, Michel Aoun, ya ha declarado que tales acciones por parte de Israel pueden ser “extremadamente peligrosas”. Afirmó, además que el Líbano “no permitirá ninguna violación de sus aguas territoriales reconocidas internacionalmente”.

La decisión israelí se produce mientras el Líbano se enfrenta con una crisis financiera que ya se considera la mayor amenaza para su estabilidad desde la guerra civil libanesa (1975-1990). La libra libanesa ya ha perdido el 75% de su valor desde octubre pasado.

Para el analista político libanés Faisal Abdel Sattar, las acciones israelíes son un intento de escalar las tensiones en sus relaciones con el Líbano, un lado claramente más débil debido a la grave crisis que vive actualmente.

“Justamente en un momento de caos interno y disturbios, en el que la política de Estados Unidos presiona al Líbano, en el que la libra sufre una caída sin precedentes, Israel anuncia el comienzo de la exploración de gas en las aguas en disputa. Obviamente, este es un intento de agravar la situación. Permítanme recordarles que no hubo una demarcación de las fronteras marítimas entre el Líbano e Israel”, dijo el experto político a Sputnik.

Sattar consideró que Israel está tratando de empeorar todavía más la crisis libanesa. Subrayó, no obstante, que la posición del Líbano acerca de esta cuestión se mantiene igual.

“Sea como sea, el Líbano no le permitirá aprovecharse de la situación y responderá como corresponde a las provocaciones de Israel”, afirmó.

Para el experto político libanés Usamah Wahby, las acciones de Tel Aviv tienen el objetivo de forzar Beirut a sentarse a la mesa de negociaciones, algo que ya desde hace algún tiempo busca hacer Estados Unidos.

“Israel está tratando de provocar una reacción del Gobierno libanés, agitarlo y, así, llevarlo a dialogar. Esto es algo que EEUU desea desde hace mucho, incluso estaban listos para proporcionar mediación”, afirmó Wahby.

El analista subrayó que las acciones de Israel demuestran que el país no está interesado en una negociación entre iguales, por lo que fuerza al Líbano a ella en un momento de crisis.

“El problema es que el Líbano ahora no está nada preparado para negociar con nadie debido a la crisis política y económica interna. Parece que Tel Aviv no está interesada en este detalle. Siempre es más fácil obligar a un oponente débil a dialogar bajo sus propios términos que dialogar en igualdad de condiciones”, apuntó Wahby.

Deja una respuesta