¿Por qué mortalidad por virus es 7 veces mayor en Nueva Orleans vs Nueva York?

(Reuters) – El COVID-19 ha sido hasta ahora mucho más letal en Nueva Orleans que en el resto de Estados Unidos y la tasa de mortalidad es mucho más elevada en la ciudad del estado de Luisiana que en Nueva York.

Médicos, funcionarios de salud y los datos disponibles dicen que los altos niveles de obesidad en Nueva Orleans y los problemas derivados podrían ser un factor importante.

“Simplemente estamos más enfermos”, dijo Rebekah Gee, que hasta enero era la secretaria de Salud de Luisiana y ahora encabeza la división de servicios de Salud de la Universidad Estatal de Luisiana. “Teníamos enormes disparidades de atención de salud antes de esta pandemia, uno puede imaginarse que ahora se están amplificando”.

Junto con Nueva York y Seattle, Nueva Orleans ha emergido como uno de los primeros brotes graves de coronavirus en Estados Unidos, convirtiéndose en un caso para analizar en el intento por abordar y frenar la enfermedad.

Entre los puntos más alarmantes, los médicos que trabajan en la ciudad de Luisiana apuntan a la tasa de mortalidad, que es casi tres veces mayor que en Nueva York y cuatro veces más alta que en Seattle, de acuerdo a los datos públicos revelados.

Los residentes de Nueva Orleans sufren de obesidad, diabetes e hipertensión a tasas más altas que el promedio nacional, condiciones que según los médicos y funcionarios de salud pueden hacer a los pacientes más vulnerables al COVID-19, la enfermedad altamente contagiosa y que puede provocar insuficiencias respiratorias letales.

Un 97% de las personas que han muerto por coronavirus en Luisiana tenían condiciones preexistentes, de acuerdo al departamento de salud local. La diabetes aparece en el 40% de los casos de fallecimientos, la obesidad en el 25%, la enfermedad renal crónica en el 23% y los problemas cardíacos en el 21%.

Nueva Orleans podría ser un presagio de la potencial cifra de muertos por la pandemia en otras partes del sur y el medio oeste de Estados Unidos con altas tasas de obesidad, diabetes e hipertensión.

Y otros factores podrían contribuir al elevado número de muertos por COVID-19, que van desde el acceso a atención de salud y la calidad de los servicios de hospitales a la prevalencia de otras condiciones como afecciones respitarorias, de acuerdo a las autoridades sanitarias.

Deja una respuesta